Feliz Navidad, enemigo

526

Hace 100 años en casi todo el mundo, en especial en Europa, se derramaba sangre y  el viejo continente se remecía al tenor de los cañonazos cumpliéndose aquella tan temida frase del político ingles Sir Edward Grey:  “Las luces se están apagando en toda Europa”.

ctrucedibujo

El 24 de diciembre de 1914 se libraba batalla en la ciudad belga de Ypres,  británicos y alemanes a menos de 50 metros al frente,  el crudo invierno belga  sorprendía con 12 grados bajo cero,  los cuerpos tirados: era un panorama desolador. Pero, de un momento a otro surgen voces de la trinchera alemana,  se escucha una extraña canción no entienden bien lo que se dice, pero el coro lo tienen muy claro: el ejercito del último emperador alemán está entonando un villancico navideño es “Stille Nacht” o “Noche de Paz” . Se empiezan a escuchar aplauzos y clamores y los alemanes empiezan con otro villancico, en este caso “O Tannenbaum” o “Un árbol de navidad”. De pronto, los ingleses ven  una luz,  un soldado alemán ha salido de la trinchera y porta un abeto (árbol de navidad) en la mano, para que sea un signo de paz.

Miles de hombres que hace instantes peleaban ahora se abrazan entre si, entierran a los cuerpos tirados celebrando una misa improvisada y recitando el salmo 23.  Como cuenta el oficial britanico Alfred Dougan Chater en una carta  “Intercambiamos cigarrillos y autógrafos, y algunos tomaron fotos”,  “No sé cuánto tiempo durará… En todo caso, vamos a tener otra tregua en Año Nuevo, ¡ya que los alemanes quieren ver cómo salen las fotos!”

Los periódicos de época llegan por la mañana a tomar fotos y dejar constancia de este hecho inédito, que molestó sin duda a los altos mandos, la tregua navideña contagió a ambos bandos en  casi 17 destacamentos en conflicto. Hasta un partido de futbol se jugó entre los soldados ese día y al parecer lo gano Alemania.  El general inglés, Walter Congreve explica en una muy emotiva carta el hecho como extraordinario, y es que  este hecho nunca ha vuelto a ocurrir y, muy probablemente, no ocurra más –espero equivocarme- .

A veces cuanto nos gustaría que las guerras libradas a lo largo del mundo paren por un momento y una tregua de navidad se vuelva a repetir.