Fiesta en América, por Francesco Ambrosini

1.016

Esta tarde se iniciará en el Levi’s Stadium la edición especial de la Copa América por los 100 años del primer torneo de esta índole, que tuvo por campeón a Uruguay en 1916, y 16 equipos buscarán hacerse de esta edición para destronar a Chile como campeón de América. En esta oportunidad, el campeonato de selecciones más importante se Sudamérica deja el hemisferio sur para mudarse a tierras neutras en Estados Unidos.

Esta edición del certamen reunirá a las 10 selecciones del continente con 6 invitados tanto de Centro como Norte América que intentarán demostrar que su nivel futbolístico está a la par y no es tan bajo como lo consideramos. Estas son México, Jamaica, Haití, Panamá, Costa Rica y el anfitrión USA.

Personalmente me parece que parten como favoritos a llevarse la copa, y destronar a los ‘mapochos’, los candidatos de siempre: Brasil con su escuadra de estrellas, aunque con la importante ausencia de su capitán Neymar y un desequilibrante Douglas Costa; Argentina con uno de los dos mejores jugadores del mundo, Messi, y un once de renombre a nivel mundial; y Uruguay de Óscar Washington Tabárez que llega con la defensa más sólida del campeonato, liderada por Diego Godín, pero con la importante baja de Luis Suárez por lesión.

Los demás buscarán dar el golpe y tumbarse a los grandes. Dentro de ese grupo se encuentra nuestra querida ‘Blanquirroja’ que con un plantel bastante joven (25,6 años promedio) que refleja el recambio generacional que busca Gareca y que tanto pedíamos todos los peruanos. Si hay una luz de esperanza al final del oscuro camino por el cual se encuentra transitando nuestro fútbol hace más de 30 años son estos jóvenes que quieren hacerse un nombre luciendo nuestros colores con fuerza y pundonor.

Un campeonato que estará lleno de estrellas mundiales, campeones de las respectivas ligas en las que se desempeñan y que semana a semana demuestran porque son considerados por la élite internacional. Mientras tanto, nuestros jóvenes valores intentarán luchar para llevarse el trofeo luego de 41 años y honrar a las estrellas de 1939 y 1975. Asimismo, estos ‘chibolos’ buscarán mostrarse ante los ojeadores que un torneo tan grande como este convoca para poder dar el gran salto a un fútbol de mayor jerarquía que el nuestro.