Figurita repetida no llena el álbum, por Saúl Hidalgo

928
Por Saúl Hidalgo

La relación entre los bandos de Vizcarra y de Olaechea nos hace rememorar la odisea que paso el ex presidente Kuczynski en sus últimos días de gobierno. Caracterizado por hipocresía, golpes bajos, difamaciones, doble discurso e intenciones de llevar el caso a la casa de un cardenal o en la misma iglesia.

Hemos podido apreciar que el fujimorismo le adjudicó varios apelativos a Vizcarra, tales como vende patria, traidor, dictador, etc. Mantuvieron a Rosa Bartra en la presidencia de la Comisión de Constitución, pusieron a Karina Beteta de vicepresidenta del Congreso, colocaron a Arimborgo a la presidencia de la comisión de educación la cual satanizó al Ministerio de Educación, y que enfatiza en todas sus declaraciones que el enfoque de género produce cáncer o sida. También designaron a Milagros Salazar, quien llamó “malnacido” al presidente Vizcarra, como vocera principal de la bancada de Fuerza Popular. Por último, citaron al hermano de Vizcarra a la Comisión de Fiscalización para ver si logran embadurnar con alguno de los casos de corrupción de Odebrecht. ¿Con esos comentarios  y acciones pretenden tener un dialogo que permita construir una agenda común a 2021?

La realidad, que el legislativo liderado por Olaechea y los miembros del fujimorismo y aprismo parlamentario están denodados a demorar todo lo que se pueda el debate sobre el adelanto de elecciones. El objetivo principal es que los plazos tan cortos hagan que sea imposible convocar a nuevas elecciones y así archivar ese proyecto de reforma. Con ello, Vizcarra quedaría debilitado y, no me sorprendería que busquen vacarlo. Pero esa figurita ya la conocemos. 

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.