Fin del estado de alarma: Enormes aglomeraciones provocan tensión política en España

Grandes grupos de jóvenes se reunieron para celebrar el fin del estado de alarma en el país ibérico. Desde el partido de gobierno (PSOE) se ha culpado a la oposición (PP) por estas concentraciones.

291

El pasado domingo, las calles en todos los rincones de España se vieron ocupadas por cientos de jóvenes, muchos de ellos infringiendo las medidas de seguridad, quienes celebraban el fin del estado de alarma.

El estado de alarma por la crisis sanitaria COVID-19, impuesto el pasado mes de octubre por la creciente segunda ola del virus, acabó el domingo. Ante ello, grandes grupos de jóvenes se formaron en diversas ciudades de España en ‘macrobotellones’ para celebrar con baile, música y alcohol.

En muchos casos, el Cuerpo Nacional de la Policía Española se vio obligado a intervenir, e incluso imponer multas.

El estado de alarma, aplazado múltiples veces en el último año, ha llegado a su límite. Esto último se debe a que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, probablemente no llegaría a conseguir una mayoría parlamentaria para aplazarla nuevamente.

Estas grandes aglomeraciones y macrobotellones han provocado una inmensa tensión social entre los partidos españoles.

El actual gobierno, liderado por el partido socialista PSOE, ha culpado a la oposición, el partido del PP y a su presidente madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González explicó: “Cuando siembras falsa libertad, recoges libertinaje”, haciendo referencia a las restricciones y medidas relajadas impuestas por la presidenta.

Por otro lado, Pablo Casado, líder del PP, afirmó que culpa a Pedro Sánchez y al actual gobierno, y que lo seguirá haciendo si se produce una nueva ola de contagios.

Con el fin del estado de alarma, las regiones podrán, individualmente, tomar las medidas que consideren necesarias, tales como el toque de queda o las reuniones privadas entre no convivientes.

Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, ha mostrado su decepción por lo que ocurre actualmente en España y ha señalado que no descarta una cuarta ola de contagios.

“No estoy enfadado, sí decepcionado, mucho, probablemente hasta conmigo porque no he sido capaz de transmitir el mensaje a la población, ni a los medios de comunicación ni a los políticos«, mencionó.