FUDEPP y un tema de fondo, por Oscar Balladares

1.070

La semana pasada diversos medios de comunicación informaron acerca de la resolución del Jurado Nacional de Elecciones que rechazó la inscripción del FUDEPP en el Registro de Organizaciones Políticas – ROP. El Frente de Unidad y Defensa del Pueblo Peruano – Fudepp es el segundo intento fallido de Sendero Luminoso por participar en el sistema electoral peruano, el primero se dio en los años 2011 y 2012 con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales – Movadef.

La cuestión que debería ser noticia, más allá del rechazo de esta inscripción, es el fundamento de la misma, pues la resolución se basa en una cuestión de mera forma antes que en el tema de fondo. Así, mediante Resolución No. 1147-2016-JNE, el Jurado Nacional de Elecciones declaró infundado el recurso de apelación del Fudepp, confirmando la Resolución No. 071-2016-DNROP/JNE, con lo que finalmente rechazó la inscripción de esta organización política, resolviendo retirar su solicitud de inscripción por el hecho de no alcanzar el número necesario de firmas que exige la Ley de Organizaciones Políticas, es decir, el del 4% de los ciudadanos que sufragaron en las últimas elecciones de carácter nacional, esto es, al menos 493 992 firmas, de las que el Fudepp tan solo presentó 189 585 válidas. Frente a esto, el Fudepp organizó este lunes una conferencia de prensa en la cual alegaron ser víctimas de una “persecución política”, acusaron de “prevaricato” al Jurado Nacional de Elecciones y expresaron que su lucha es por “la democratización de la sociedad peruana”. Habría que preguntarse cuál es el concepto de “democracia” que tiene una organización política que defiende el pensamiento Gonzalo.

De esta manera, se concluye que tan solo por una cuestión formal el Fudepp, es decir, Sendero Luminoso, no pudo inscribirse en el ROP y tener la posibilidad de participar en procesos electorales. No se puede decir, como algunos medios de comunicación lo han hecho, que el Fudepp sea “la fachada del Movadef” porque no es algo que sus militantes nieguen u oculten, todo lo contrario, el Fudepp es la alianza del Movadef con otras organizaciones políticas marginales, como el Partido Etnocacerista RUMANASI Perú siglo XXI, Patria para Todos, Tierra Verde y la Coordinadora Patriótica de Liberación Nacional – COPLAN, y esto figura en la misma página web del Fudepp (http://fudepperu.blogspot.pe/), así como en diversos medios de comunicación que en su momento informaron acerca del lanzamiento de esta coalición política (http://rpp.pe/lima/actualidad/movadef-lanza-coalicion-para-participar-en-elecciones-de-2016-noticia-759716).

La inscripción del Movadef fue finalmente rechazada el año 2012 por una cuestión de fondo, un defecto insubsanable: el acogimiento del pensamiento Gonzalo. Es así que no se entiende por qué esta cuestión no ha sido relevante para el JNE a la hora de rechazar la inscripción de una organización política que incluye dentro de sí al Movadef, que tiene prácticamente a los mismos cuadros, y que también pide la amnistía de terroristas encarcelados, denominándolos “presos políticos”.

Por su parte, el Partido Etnocacerista RUMANASI Perú siglo XXI es un peligroso e inquietante nacionalsocialismo peruano, en el que puede intercambiarse la palabra “ario” por “cobrizo”, su mismo nombre indica que el elemento étnico o racial es un factor fundamental en su concepción de la política. Respecto a Tierra Verde, es liderado por un tal Atoq Quntur Qanqui Huamani, quien se jacta sonriente y convencido de ser la reencarnación del Inca Atahualpa, de Juan Santos Atahualpa y de Tupac Amaru II y aspira a reconstruir el “Estado Tahuantinsuyano” (https://www.youtube.com/watch?v=KKXjVAldRQI). En cuanto a Patria para Todos, es un movimiento liderado por Jorge Paredes Terry, otro personaje incapaz de condenar los crímenes de Abimael Guzmán (https://www.youtube.com/watch?v=TqdqoxSLXw0).

En fin, considero que las organizaciones políticas agrupadas en el Fudepp y encabezadas por el Movadef son absolutamente incompatibles con el sistema de democracia representativa contemplado en nuestra legislación, y que esta incompatibilidad debería de haber sido el aspecto más relevante al momento de juzgar la viabilidad de su inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas – ROP. El hecho de que el rechazo de la inscripción del nuevo brazo político de Sendero Luminoso se haya debido simplemente a un aspecto formal es verdaderamente preocupante, pues, aunque los aspectos formales son importantes y se tienen que respetar en todo Estado de Derecho, un aspecto que no excluye al anterior, que es el tema de fondo, esto es, la defensa del sistema democrático y los derechos y libertades civiles que éste debe garantizar, es el principal criterio que ha debido tener el Jurado Nacional de Elecciones al momento de rechazar la inscripción del Fudepp, tal como lo hizo el año 2012 con el Movadef.

El literal a) del artículo No. 3 de la Ley de Organizaciones Políticas prescribe que entre los fines y objetivos de los partidos políticos está el asegurar la vigencia y defensa del sistema democrático. En ese sentido, el Jurado Nacional de Elecciones tiene el deber de ser la primera barrera ante organizaciones políticas ideológicamente antidemocráticas que utilizan nuestro sistema electoral para desmantelar la democracia desde adentro. Y esto pasa, principalmente,  por analizar un tema de fondo: que las organizaciones políticas que aspiran a inscribirse en el ROP no tengan una ideología y un discurso incompatibles con nuestro sistema de democracia representativa.