Fujimori vs Belmont, por Luis Alfonso Morey

1.576

La vida da muchas vueltas, qué duda cabe. El que estaba arriba pasa abajo y el que estaba abajo pasa arriba.

El primer independiente que irrumpió en el escenario político y le ganó al establishment y al sistema tradicional de partidos fue Ricardo Belmont con su Movimiento Obras. Años después Alberto Fujimori repitió la fórmula y ganó la Presidencia de la República con Cambio 90. Como Alcalde de Lima y Presidente de la República, cada uno, fueron vecinos de la Plaza de Armas. Al inicio la relación entre ellos fue buena pero la candidatura a la reelección de Belmont en la Municipalidad Metropolitana los enfrentó y distanció.

A fines de los noventa Alberto Fujimori era el político mas poderoso del país y Ricardo Belmont fue objeto de campañas de demolición digitadas desde el SIN que lo hicieron enfrentar procesos judiciales a los que tuvo que dedicar buena parte de su tiempo. RBC-Canal 11 fue el único medio televisivo que no pasó por la salita del SIN ni recibió ningún tipo de beneficio tributario ni condonación de deuda. Fueron años muy difíciles para Belmont y para el canal y muchos pensaron que nunca se podría recuperar. Como abogado de Ricardo y de RBC debo destacar que él fue declarado inocente y salió airoso y fortalecido de todos los procesos que enfrentó. El canal, por su parte, libró todo tipo de batallas frente a quienes querían liquidarlo y sacarlo del aire y hoy inicia una nueva etapa.

Han pasado los años y el tiempo ha permitido que -como por arte del destino- Ricardo Belmont se encuentre hoy en esta carrera electoral presidencial, en la que tendrá la ocasión de confrontar y competir con Fujimori nuevamente.

Keiko encontraría en Ricardo Belmont a un rival de peso que podría arruinarle sus planes presidenciales. El resto de candidatos ofrecen modelos y estilos de gobierno similares a los de Fujimori. En ese sentido, la participación de Belmont en esta campaña estoy seguro que va a cambiar completamente el escenario político. Si se produce el efecto multiplicador de su mensaje y los medios no lo “desaparecen” como han pretendido hacerlo a lo largo de los últimos años, Belmont podría convertirse en el que -como una avalancha- aglutine el voto popular y consiga ser catapultado a la segunda vuelta.

Belmont es diferente a los candidatos favoritos de la multimedia dominante y no tiene -como ellos- cuestionamientos en torno a temas de corrupción, lobbies, nacionalidades ni violación de derechos humanos. De otro lado, Belmont es reconocido por todos y su obra como Alcalde Metropolitano de Lima es apreciada y sigue viva. Es un hombre positivo, deportista y luchador. Además, su vínculo emocional con la población es muy fuerte.

Será interesante que los medios y sus encuestadoras incluyan a Belmont en sus estudios y en sus noticias y portadas. Veremos si realmente hay equilibrio y un manejo serio en la multimedia peruana. Veremos si los medios le brindarán a Belmont similar cobertura y trato al que brindan a Julio Guzmán, a Verónika Mendoza y a los ahora “predilectos” Acuña, Fujimori y García. Fíjense que hasta hoy RPP y Radio Capital, medios de la familia Delgado, no han informado absolutamente nada acerca de la participación de Belmont en estas elecciones. Simplemente han omitido u ocultado esta información, como si su incursión en política hubiese arruinado su plan o estrategia para promocionar y posicionar a los candidatos a los que apoya ese grupo radial.

Para que la competencia  sea justa todos los participantes en esta elección deben tener la posibilidad de ser escuchados, todos.

Yo he denunciado la manipulación informativa que se da hoy en el Perú. Las principales encuestadoras se han convertido en instrumentos de manipulación política y los medios de comunicación en reales operadores políticos, desnaturalizando su real propósito: el de informar con la verdad sin perjuicio de la posición editorial que se tengan sobre determinados temas, ideas o personas.

Como Editor General de RBC-Canal 11 tengo el enorme reto de asegurar la pluralidad y la independencia del Canal 11, sobre todo si su fundador -hoy desvinculado de la gestión del medio- ha decidido participar como candidato presidencial en las Elecciones Generales de nuestro país.

Mi compromiso es garantizar que la verdad salga a la luz, que la información sea de calidad y que nuestra línea editorial sea muy clara.

En los programas periodísticos del canal invitaremos a todos: a Keiko Fujimori, a Alan García, a Pedro Pablo Kuczynski, a Flores Aráoz, a Nano Guerra, a Julio Guzmán junto a Ricardo Belmont y los demás candidatos que participen en estas elecciones.

Si la información que propala la multimedia peruana no está balanceada o es manipulada, el Canal 11 servirá para poner eso en evidencia y buscará balancearla y permitirle a los ciudadanos informarse en forma adecuada y oportuna sobre todos lo que están participando.

Habrá nuevos espacios de discusión y análisis y todos los políticos serán invitados a participar para que presenten sus ideas y para que debatan. Veremos si el resto de canales hacen algo similar en vez de tratar de desaparecer a los políticos que podrían afectar sus intereses.

El Canal 11 se creó para servir al país y para que se pueda escuchar la voz del pueblo. Hoy tiene una administración independiente y se encuentra supervisado por la Superintendencia del Mercado de Valores.

El canal seguirá defendiendo los valores y principios que su fundador estableció y que nosotros suscribimos.

La filosofía y los principios fundacionales de RBC se mantendrán firmes. Ello me asegura pluralidad e independencia, piezas fundamentales en la dirección libre de un medio de comunicación.

Ustedes serán los mejores jueces del comportamiento de todos los medios, entre ellos el que está a mi cargo.