Gestión educativa lúdica para la vida, por Verushka Villavicencio

«Hoy MAB Perú es una empresa social cuyo modelo de negocio ha recibido el Premio Creatividad Empresarial 2021, en la categoría Espíritu Emprendedor, por el trabajo de todo un equipo que hace realidad un sueño común».

775

Alguna vez se han preguntado que hubiera pasado si las personas que deciden terminar con sus vidas hubieran aprendido a gestionar sus emociones. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 40 segundos se suicida un ser humano en el mundo, siendo en su mayoría personas entre 15 y 29 años. En Perú, los primeros cuatro meses de la pandemia, más de 200 personas adoptaron esta decisión, según cifras del Ministerio de Salud.

Justamente para proteger la salud mental de niños y niñas, una mujer visionaria que buscaba generar oportunidades para erradicar la desesperanza y combatir el bullying en el aula, inició un camino para darles herramientas que les permitan gestionar sus emociones.

Ella es Macarena Arribas Berckemeyer, pedagoga que habla con sencillez sobre la ruta que va construyendo día a día. Lleva en la sangre el lenguaje de una mujer feliz que expande su alegría en cada pequeña acción.

“Ahora los niños y los docentes a quienes capacitamos tienen un espacio para hablar de sus preocupaciones, sobre todo, para conectarse en comunidad, de acuerdo a su cultura y sentir”, dice Macarena.

El sueño de Macarena era reformular la educación tradicional que no conecta con las emociones y no encuentra un correlato con las habilidades blandas que la vida demanda. Ella quería desarrollar una propuesta educativa centrada en valores para la vida, pero no tuvo la idea brillante de la noche a la mañana, fue un proceso con una claridad: enseñar a los niños y niñas a ser mejores seres humanos. Así surgió MAB Perú y poco a poco fue adentrándose en la realidad de aquellos que necesitan más.

Los primeros en experimentar el arte y la creatividad de su equipo fueron los niños y niñas del Hogar de las Bienaventuranzas del Padre Omar, en Villa María del Triunfo. Pero esto no fue suficiente y luego de un encuentro casual con la ministra de Educación a la salida de una entrevista radial y reuniones de trabajo con los equipos técnicos, comenzó a visitar 50 tambos rurales dentro del Programa País del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), de seis regiones: Apurímac, Cusco, Puno, Ayacucho, Piura y Huancavelica.

El aprendizaje es en cascada. Capacitan a líderes quienes replican los talleres y cursos en la comunidad. Además, instala los módulos de aprendizaje en computadoras que deja en cada tambo para que puedan afianzar el conocimiento.

La entrada para su sueño fue convertir la educación formal en una oportunidad para enseñar habilidades blandas, pero no sólo para colegios privados sino para los públicos. Esta característica diferencial es la de una emprendedora social que se convierte en una empresaria que crea un modelo de negocio para mejorar la vida de los más pobres. Macarena ha logrado el equilibrio para enseñar a los que pueden pagar y ayudar a los que no tienen acceso a recursos. Pasó de emprendedora a empresaria por la educación de niños y niñas con recursos y sin ellos integrados junto a docentes y padres de familia. Está creando una comunidad educativa que comparte abordajes para la resiliencia, el trabajo en equipo y la comunicación asertiva.

Hoy MAB Perú es una empresa social cuyo modelo de negocio ha recibido el Premio Creatividad Empresarial 2021, en la categoría Espíritu Emprendedor, por el trabajo de todo un equipo que hace realidad un sueño común. “Creo que la ternura es el amor incondicional, es el dar, el dar a otro”, finaliza Macarena que sabe, junto a los profesionales que le acompañan, que ese dar no es sólo brindar información y conocimiento, sino una genuina expresión de darse uno mismo y compartir sentimientos y emociones con el prójimo.

MAB Perú está, paso a paso, creando un camino para la esperanza gestionando la incertidumbre con alegría y perseverancia.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.