Gestión proba contribuye al desarrollo humano, por Verushka Villavicencio

«El desarrollo humano no es solo una tarea que brinda asistencia social o fomenta capacidades y habilidades en sectores que requieren protección, también implica darle a los profesionales todas las oportunidades para lograrlo».

710

El último estudio elaborado por la Contraloría General de la República reporta que el país perdió más de 22 mil millones de soles debido a la corrupción durante el 2020. Este dinero pudo servir para combatir la pobreza monetaria de 9 millones de peruanos. Las cifras reveladas por el contralor Nelson Shack demuestran que nuestro real problema es la ética en la gestión pública.

“Perdimos S/ 22 059 millones por esta problemática, que equivalen al 12.6% de todo el presupuesto ejecutado en ese año. Destacan regiones como Piura, Lambayeque, Callao, Lima Provincias, Junín, Apurímac, Arequipa, Moquegua, Tacna y Ayacucho como los territorios con niveles de corrupción muy altos”, indicó el contralor.

Solo con la pérdida estimada para Lima Metropolitana, se habrían instalado 50 centros de salud o comprado 724 plantas de oxígeno. En el caso de Piura, se pudo haber instalado 40 y 140 respectivamente.

Este año se identificaron “transferencias fantasmas” en operaciones irregulares emitidas por la Municipalidad Distrital de Ventanilla (Callao), la Municipalidad Provincial de Padre Abad, la Municipalidad Distrital de Manantay (ambos en Ucayali), la Municipalidad Distrital de Villa María del Triunfo (Lima Metropolitana) y el Gobierno Regional de Tumbes.

Se trata de pagos a empresas que no existen, pero cuya transacción figura en el Sistema Integrado de Administración Financiera (SIAF). Es decir, el control que ejerce el Ministerio de Economía y Finanzas no detecta el problema. Es lamentable deducir que existe una red de funcionarios y técnicos capaces de darle la espalda al país cometiendo actos ilícitos que condenan a la muerte a los más desprotegidos.

El dinero que se roba se desvía de los servicios de salud, educación, empleo, entre otros. Entonces, ¿qué yace en la mente de las personas que toman como propio lo que no les pertenece? ¿por qué deciden caminar sobre la cuerda floja usando su poder? Una explicación se encuentra en los primeros cinco años de vida, donde la educación de los padres es decisiva para inculcar valores. Vale la pena preguntarnos como sociedad civil cuál es el perfil del servidor público probo.

Mientras tanto, una medida que impide que se cometan ilícitos exponiendo la vida de todos los ciudadanos, es la vigilancia ciudadana. Otra es decidir informadamente sobre las autoridades que formarán a aquellos que tendrán cargos de poder. Recordemos que, en cada ministerio, gobierno regional y local existen unidades de control interno y oficinas a cargo de las compras de bienes o servicios.

En ellas laboran contadores, abogados, administradores, quienes aprenden cómo funciona el sistema e identificar sus falencias. Estos vacíos permiten que se cometan delitos. Por ello, los que desempeñen estos cargos deben ser personas con una carrera profesional limpia y que procedan de colegios profesionales con autoridades que marquen la pauta de la probidad. Necesitamos servidores públicos probos. Nuestra mirada ciudadana también debe estar en los establecimientos que abren las puertas a esta formación pública.

El próximo sábado 26 de agosto son las elecciones del Consejo Directivo del Colegio de Contadores Públicos de Lima. Este espacio es clave para la formación de profesionales entrenados contra la corrupción con peritos calificados en auditoría gubernamental. Puede facilitar la transición de profesionales al Estado a través de una formación que determine estándares de calidad contra la corrupción.

Lo mismo se puede extender para todos los colegios profesionales cuyas casas deberían fomentar convenios con instituciones públicas y privadas para que sus mejores cuadros encuentren espacios para servir con probidad.

El desarrollo humano no es solo una tarea que brinda asistencia social o fomenta capacidades y habilidades en sectores que requieren protección, también implica darle a los profesionales todas las oportunidades para lograrlo.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.