“Grotesca” ley anti-LGTBIQ aumenta el aislamiento húngaro dentro de la UE

De cara a un año electoral en 2022, Viktor Orban se ha mostrado más radical en cuestiones de política social con la finalidad, según el señala, de salvaguardar los “valores cristianos” frente al liberalismo occidental.

418

Trece países dentro de la UE han condenado los nuevos cambios legislativos introducidos por el Primer Ministro húngaro, Viktor Orban, entre los que se encuentra una nueva ley considerada como “una forma flagrante de discriminación basada en la orientación sexual” y piden a Bruselas que tome medidas en contra.

Una nueva ley, aprobada la semana pasada, prohíbe la “exhibición y promoción de la homosexualidad” entre menos de 18 años, abordar el tema de la homosexualidad en las escuelas y su promoción a través de películas. Según Michael Roth, ministro de Asuntos Europeos de Alemania, esta nueva ley viola directamente los valores de la UE.

En la reunión de ministros y secretarios de Estado de Asuntos Europeos, llevada a cabo el pasado martes en Luxemburgo, diversos miembros del bloc discutieron sobre la profunda preocupación de las constantes violaciones del Estado de Derecho por parte de Hungría y Polonia, en especial en lo que se refiere a los medios de comunicación y restricción de los derechos de las mujeres, inmigrantes y minorías.

“La Unión Europea no es principalmente un mercado único o una unión monetaria. Somos una comunidad de valores, estos valores nos unen a todos”, señaló Roth a los periodistas antes de la reunión en Luxemburgo.

La nueva legislación aparece en un proyecto de ley que penaliza la pedofilia, y según el ministro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto, está dirigida únicamente a los pedófilos.

“La ley protege a los niños de manera que sea un derecho exclusivo de los padres educar a sus hijos en cuanto a la orientación sexual hasta los 18 años”, dijo. “Esta ley no dice nada sobre la orientación sexual de los adultos”.

Junto a ello, Judit Varga, ministra de Justicia de Hungría, defiende la ley como una protección de los derechos de los padres sobre la educación sexual de los menores.

“La nueva ley de #HU no entra en conflicto con las leyes europeas. Garantiza el derecho de los padres a decidir sobre la educación sexual de sus hijos. La educación no debe entrar en conflicto con la voluntad de los padres.”

De cara a un año electoral en 2022, Orban se ha mostrado más radical en cuestiones de política social con la finalidad, según el señala, de salvaguardar lo que el considera ser los “valores cristianos” frente liberalismo occidental.