Habla la vida, por Verushka Villavicencio

«Comencemos este 2022 pensando que llevamos en el corazón y en el cerebro a nuestros hijos y eso nos hace fuertes y resilientes».

345

MAMA es una película que plantea la vida de una maestra que afronta dos pérdidas: su trabajo y un cáncer de mama agresivo. Protagonizada por Penélope Cruz, este film aborda un tema invisible en la opinión pública cuya base científica todavía está en evaluación.

Sucede que las mujeres durante el embarazo comparten sus células con las del bebé en gestación y el bebé hace lo mismo. Este proceso se denomina «microquimerismo fetal-maternal» y se mantiene durante 41 semanas, incluso luego de nacer el bebé, estas células permanecen en el cuerpo de la madre. Las células dejan una huella permanente en los tejidos, huesos, cerebro y piel de la madre; pueden permanecer décadas.

Esta conexión física entre la madre y su bebé es relevada en el film MAMA, que expone cómo la bebé consigue preservar a su mamá durante el embarazo. El médico de cabecera de Penelopé Cruz, Magda en el film, no logra explicarse cómo puede llegar a culminar la gestación. Esta conexión de vida revela una gran verdad: las células del bebé impactan en la vida de la madre en una conexión intensa, cuya explicación no logramos entender aún.

El bebé logra mejorar la salud de su madre y su madre lo construye con todas sus células. En los estudios que se han realizado se concluye que las células del bebé van a los órganos y tejidos de la madre que requieren ser reparados. Corazón, cerebro, riñón e hígado. Incluso dado que pueden permanecer después del parto, los estudios revelan que han llegado a curar cardiopatías en la madre. Se descubre este hallazgo, al encontrar alojadas en el corazón de mujeres madres de hijos varones, células con el cromosoma Y, exclusivo de los hombres. Esta información recabada de la publicación de la página web Bebés y más, documenta la increíble relación entre madres e hijos.

Un estudio publicado en la revista Scientific American en el 2012 encontró en 37 mujeres de 59, la presencia de células Y, en el cerebro, así como menos rango de aparición del Alzheimer. El estudio que fue una autopsia abrió la posibilidad hacia nuevas preguntas para los científicos que todavía están por ser resueltas.

Entonces si una mamá explica que tiene “una corazonada” y cree que su hijo requiere ayuda, sería importante recordar que tal vez en su corazón laten las células de ese hijo que la necesita.

Comencemos este 2022 pensando que llevamos en el corazón y en el cerebro a nuestros hijos y eso nos hace fuertes y resilientes.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.