Habló el papá de George

879

La semana pasada se jugó en Trujillo un partido entre los clubes César Vallejo y Alianza Lima, el cual quedó empatado 2-2. Pero el hecho más resaltante de este encuentro, no fueron las jugadas realizadas a lo largo del partido, un penal no cobrado o un gol claro pero fallado con roche, no, no amigos lectores, el hecho más destacado de este encuentro realizado el pasado 11 de octubre, fueron las expulsiones –a los 10 minutos del primer tiempo- de los jugadores Luis Tejada (Universidad César Vallejo) y George Forsyth (Alianza Lima). Ustedes quizá se pregunten “¿qué de llamativo puede tener la expulsión de dos jugadores en un partido de fútbol, si las expulsiones son también parte del fútbol?”

La polémica de este partido se dio en los días posteriores al encuentro, cuando el padre del guardameta de Alianza Lima, Harold Forsyth, insultó -vía Twitter- al panameño Luis Tejada por la forma que entró sobre su hijo, calificándolo de animal y enfermo; adjetivos que fueron considerados por Tejada como por su club, el Vallejo, como racistas y ofensivos hacia la dignidad del jugador; y así trayendo nuevamente a la palestra un debate olvidado en el fútbol local, el racismo. Para conversar sobre este tema, y otros casos de discriminación, entrevisté al gestor deportivo de la academia de fútbol FRAMA, Víctor Hugo Monteza.

AG: Arturo Garro

VHM: Víctor Hugo Monteza.

AG: La semana pasada, durante un partido entre Alianza y el Vallejo, se expulsaron a los jugadores George Forsyth y al panameño Luis Tejada, lo cual generó que el padre del arquero aliancista, el embajador Harold Forsyth, saliera a defender a su hijo con fuertes adjetivos contra Tejada; los cuales han sido calificados de racistas y desproporcionados. ¿Tú crees que la reacción del embajador Forsyth fue una reacción racista o fue una reacción de un padre – aficionado defendiendo a su hijo?

VHM: Yo no vi la jugada, que queda como tema secundario; lo que sí te voy a transmitir es lo que yo pienso y siento, más allá que sea el señor Harold Forsyth y George. Vi ahí a un papá que salta por su hijo; y lo veo aquí con el tema de chicos; normalmente a los papas les sale el tema sobre protector, y ahí lo vi de primera. Lo que yo más resalté, el papá que protege a su hijo. Trascendió de manera racista por los comentarios que hiciera contra Luis Tejada. Y sin duda. Con un precedente de temas racistas, no solamente a nivel nacional, sino también internacional, hizo que esto tenga más trascendencia. Definitivamente el fútbol ayuda a que las sociedades se integren, que se respiren cosas positivas. Lamentablemente situaciones como estas dejan mucho que desear. Ahí yo veo al papá que sobreprotege al chico, y que trasciende de forma negativa por temas de racismo.

AG: Víctor. ¿Qué hubiera pasado, si la situación se hubiese dado la inversa? Que en vez del papá de George Forsyth, fuese el papá de Luis Tejada.

VHM: Por la envergadura que tiene el señor Harold Forsyth como diplomático, definitivamente tiene más trascendencia y cobertura. Yo creo que el señor Tejada debe ser una buena persona. Luis Tejada, desde que está en el Perú, ha sabido ganarse un buen lugar; esto lo sé por las buenas referencias que tengo de él por personas que están dentro del fútbol y por los comentarios de la prensa. Es titular y pieza clave de la selección panameña. Se nota que es un profesional y una buena persona; a simple vista transmite valores positivos. Creo que el papá es gestor de esa conducta. Creo que se hubiese portado mejor que don Harold.

AG: Los insultos racistas, homofóbicos y machistas en el fútbol peruano son muy comunes. Veamos. A los de Alianza se les dice monos, por no decir otra palabra que empieza con C. A los de la U, gallinas o gayinas. A los de Cristal pavos, y así sucesivamente. ¿Eso se justifica en el hecho que esos adjetivos son parte del argot del fútbol nacional o tiene que erradicarse?

VHM: Es parte del folklore del fútbol. Eso hace más interesante el negocio del fútbol. Y como disciplina o actividad deportiva se va a ver en todo deporte. En otros contextos internacionales también se ve. Por ejemplo el Boca – River, es un poco de lo mismo. A los de River les dicen gallinas. A los de Boca, bosteros. La lepra en Rosario. Siempre tienen denominaciones. No se justifican, no es lo mejor, pero es parte del folklore, y creo que le da el condimento para que este deporte sea más interesante y social.

AG: No sé si recuerdes el caso de Leguizamón cuando jugaba para la San Martín, quien durante un partido le propinó una serie de insultos –irrepetibles- de contenido sexual a una árbitro. Ya con el ingreso de las mujeres al mundo del fútbol como árbitros, como futbolistas. ¿El fútbol debe de moderarse en su vocabulario o decir: “Mujeres.. quieren igualdad, entonces aguántense los insultos”?

VHM: No. Yo creo que el respeto va en todo nivel, en toda situación y circunstancia. El deporte ayuda a formar buenas personas desde donde yo estoy, y en todo nivel. Uno tiene que ser tolerante, consecuente, nunca debe de perder la perspectiva; es así que la inteligencia emocional, es una de las inteligencias que debe tener un futbolista profesional. Saber manejar toda clase de situaciones. Yo creo que ahí, Leguizamón no tuvo este condimento que es fundamental para que brille. Mira dónde está ahora.

A la mujer se la respeta dónde sea. Y no solamente a la mujer; sino también al árbitro. Es algo que los entrenadores deben de enseñarles a los jugadores. Ese “hey cobra”, se debe de erradicar. Se le debe de enseñar al jugador a respetar desde pequeño. El árbitro es un ser humano; y si yo no confiara en la buena fe de estos seres humanos, yo dejo de enseñar, y me busco otro deporte. Yo confío en los árbitros, y trabajo para eso. Ya si luego me entero que un árbitro fue condicionado, pues lucharé para que sea juzgado. Yo enseño a respetar. Así como mi arquero o mi delantero, se equivocan, y no me voy contra ellos, no me voy a ir en contra de un árbitro.

AG: Perú que es un país con problemas de racismo, los cuales no los podemos negar. Mi pregunta es: ¿Cómo el fútbol puede ayudar a que esos problemas se solucionen, y no se incrementen?

VHM: Sí, definitivamente. Normalmente el tema de racismo se da con la gente de raza morena; es uno de los que más te despierta cuando se habla de racismo. Pero igual puede ser con asiático, un hindú o un musulmán, pero yo dentro de mis actividades diarias, que tienen que ver con formación de menores, no he visto temas similares. Aquí por ejemplo vienen personas con habilidades especiales, y reciben todo el apoyo y respaldo de sus compañeros. Acá todos somos amigos. El fútbol une sociedades, lo hemos visto en el mundial. Pero hay gente que tiene que ubicarse. Y creo que el fútbol es una buena herramienta para que mejoremos como sociedad.

Síganme en twitter: @aegarromq