Han transcurrido 25 años desde la sanguinaria matanza de Barrios Altos

417

Un 3 de noviembre de 1991, en la cuadra 8 del jirón Huanta (Barrios Altos), un grupo de quince personas fueron salvajemente aniquiladas cuando departían una ‘pollada’.

Según información policial de la época, inicialmente se pensó que los autores de la matanza fueron presuntos terroristas, sin embargo, transcurrido solo un mes de la tragedia se comenzó a especular que fue un grupo paramilitar el que había llevado a cabo el genocidio.

Las investigaciones no llegaron a concretarse, ya que cuando el Congreso se disponía a hacer las indagaciones respectivas en una comisión investigadora creada el 15 de noviembre, el entonces Presidente Alberto Fujimori realizó un autogolpe, que cerró el Parlamento y posibilidad alguna de descubrir qué fue lo que realmente sucedió.

Años después, se determinó que los culpables fueron miembros del grupo paramilitar Colina, liderado por el mayor Santiago Martín Rivas, quienes como militares trataron de evadir el fuero civil que los investigaba.

Según las indagaciones, las quince personas asesinadas habían sido obligadas a tenderse boca abajo para luego ser inmediatamente abatidas en las cabezas y espaldas. No satisfechos con eso, los integrantes del grupo Colina “remataron” con “tiros de gracia”. Más de 100 casquillos de balas fueron encontrados.

Tras un largo proceso, el 1 de octubre del 2010 la Primera Sala Penal Especial sentenció a 25 años de prisión al ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos y a los ex generales Nicolás Hermoza Ríos, Juan Rivero Lazo y Julio Salazar Monroe, así como a otros integrantes del Grupo Colina.

Incluso, el 7 de abril del 2009, el ex presidente Alberto Fujimori sería condenado a 25 años a pena privativa de libertad por los delitos de violación a los DD.HH. en los casos Barrios Altos y La Cantuta. La sentencia fue ratificada en el 2011.