Hay que votar por el mejor presidente, no por el mejor candidato, por Federico Prieto Celi

"Nos hace falta una dosis importante de sinceridad y de transparencia, y eso ofrece claramente López Aliaga, a pesar del cargamontón que le están haciendo en estos últimos días los medios de comunicación".

1.000

Recuerdo que, en un debate presidencial entre George Bush padre y Bill Clinton -el primero buscaba su reelección, el otro el era el retador-, hubo un momento de descanso. Entonces, el candidato republicano, George Bush padre, miró el reloj. Señal de impaciencia. Quería que el debate acabara. No estaba satisfecho. Así lo entendió el electorado y votó por el demócrata Bill Clinton. Perdieron un buen presidente y cayeron en otro que ha dejado mucho que desear.

En el debate presidencial peruano, Rafael López Aliaga leyó, lo que fue interpretado como gesto de inseguridad. El almirante Jorge Montoya, su compañero de fórmula, ha declarado que lo hizo por indicación médica, porque estaba enfermo; la alternativa era declinar la invitación y no ir. Rafael López Aliaga hizo bien en ir, debió aclarar que leería, dando la razón. No lo hizo, lo hizo después su segundo. Por eso su voz a veces se perdía en el micrófono. Pero fue, estuvo al pie del cañón.

Debemos tener en cuenta que el foco de los críticos se centra en los candidatos ganadores, y eso les perjudica. Los electores debemos saber que todos cometen errores, pero el periodismo nos cuenta los de los que van primero, porque están enfocados en ello. Nosotros, sin embargo, no podemos olvidar que no queremos un candidato presidencial por cinco años hablando en televisión -algo de eso vimos en Martín Vizcarra, un pésimo gobernante- sino un presidente de la república, un jefe de estado y de gobierno que sepa trabajar para sacarnos del atolladero.

El candidato presidencial Ollanta Humala, por ejemplo, con sus cinco años de experiencia presidencial, tenía soltura en el debate, pero ¿lo queremos otra vez en palacio? No, claro que no. Queremos un hombre con la capacidad gerencial de Rafael López Aliaga, sí, claro que sí, aunque haya leído en el debate presidencial.

Renovación Nacional tiene un programa de gobierno adecuado y su candidato presidencial la capacidad de llevarlo a cabo. La presencia del almirante Jorge Montoya en la fórmula es otra garantía de eficacia y de firmeza. De otro lado, Ambos sabrán cómo convivir con un Congreso variopinto que es una incógnita por ahora, que no da muchas esperanzas si nos atenemos a los parlamentos que hemos tenido el último lustro.

El Perú tendrá que esforzarse por tener un gobierno de unidad, no de confrontación. Los gobiernos caviares de Vizcarra y Sagasti han fracasado en este sentido, con sus silencios y mentiras. Nos hace falta una dosis importante de sinceridad y de transparencia, y eso ofrece claramente López Aliaga, a pesar del cargamontón que le están haciendo en estos últimos días los medios de comunicación, asustados de perder el poder factico y maligno que ahora tienen.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.