Imposible caer más bajo, por Carlos San Román

«Estamos presenciando algo espantoso. Estamos viviendo un fatal momento histórico y ante esta situación de inmoralidad evidente, insisto en que la vacancia presidencial por incapacidad moral permanente, está más que sustentada».

1.495

En este espacio suelo llamar la atención de situaciones peligrosas que atraviesa nuestra realidad política y económica, intentando plantear soluciones así sean extremas o de difícil realización.  Podría únicamente decir “esto está mal”, pero es mejor terminar por lo menos con un “creo que se debería optar por…”.

Esta vez solo quiero desahogarme haciendo una pregunta simple: ¿Es posible caer más bajo?  Me refiero a si es viable tener peores personajes que quienes hoy gobiernan este país.  Sin lugar a dudas, en términos económicos recién comienza la caída, así que esto tiene para rato.

Sin embargo, respecto a quienes ocupan los principales cargos del ejecutivo, ¿podría haber alguien más deficiente?  Intento ponerme en ese caso. Imaginarme, por ejemplo, ¿quién podría ser  peor para el cargo de Presidente del Consejo de Ministros u otras carteras? No encuentro una respuesta. Quizá ustedes la tengan.

He pensado en muchas alternativas. Resulta complejo encontrar algo más nefasto que delincuentes, asesinos, terroristas, violadores y misóginos. Es posible ser más ignorante, pero difícilmente lograría el combo de características vergonzosas.

Si ponemos a un niño o adolescente a manejar un ministerio, es muy probable que no sepa cómo hacerlo. También es poco probable que esté involucrado en actos delictivos, con lo cual serían una alternativa mejor. De hecho, conozco a algunos excepcionales jóvenes que lo harían de forma superior a varios ministros de gobiernos pasados.

Quizá dejar las sillas vacías sería una mejora. Navegar a la deriva nos daría más probabilidades de llegar a buen puerto, ya que, como sabemos, los actuales funcionarios nos están llevando al desfiladero con sus ideologías malignas e ignorancia supina.  A veces nada es mejor que alguien malo.  Dejar el futuro al azar puede resultar mejor que la maldad.  En todo caso habrá un 50% de probabilidad de ir al lado correcto.

Los invito a acompañarme en esta reflexión. Estaré encantado si ustedes logran identificar a alguien igual de terrible para por lo menos continuar pensando lo de hace unos meses: “Siempre se puede estar peor”. Económicamente, tengo la certeza de que así será. No obstante, en cuanto a los personajes mencionados, sinceramente lo dudo.

Estamos presenciando algo espantoso. Estamos viviendo un fatal momento histórico y ante esta situación de inmoralidad evidente, insisto en que la vacancia presidencial por incapacidad moral permanente, está más que sustentada.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.