Inescapable: Las inundaciones que arrasaron el mundo

A finales de la semana pasada, dos grandes potencias europeas, Alemania y Bélgica, se vieron gravemente afectadas por las peores inundaciones en décadas. Dejando a su paso más de 195 muertos y cientos de desaparecidos y heridos.

1.400

Parece que la crisis climática se ha manifestado y las temidas consecuencias de las que tanto se hablaban, han llegado. Las grandes inundaciones que han destruido ciudades enteras en distintos puntos del globo terráqueo ponen en evidencia el gran poder del medio ambiente y las fuerzas de la naturaleza.

A finales de la semana pasada, dos grandes potencias europeas, Alemania y Bélgica, se vieron gravemente afectadas por las peores inundaciones en décadas. Dejando a su paso más de 195 muertos y cientos de desaparecidos y heridos, las fuertes corrientes han convertido grandes ciudades en irreconocibles piscinas de agua y barro. De los fallecidos registrados hasta el lunes, 164 de ellos se encontraban en territorio alemán, y 31 en Bélgica.

Desde el 13 de junio, fuertes lluvias cayeron sobre Alemania y Bélgica sin parar, y a pesar de las grandes inversiones realizadas para mejorar las previsiones meteorológicas de estos países, la magnitud que estas tuvieron fue realmente inesperada. Además, fuentes oficiales señalan que los numerosos avisos realizados en los días previos a las tormentas no fueron recibidos con la esperada seriedad.

«La infraestructura de alerta no ha sido nuestro problema, sino la forma en que las autoridades y la población reaccionan con sensibilidad a estas alertas» señaló Armin Schuster, director de la oficina federal alemana de protección civil y asistencia en caso de catástrofe.

Los expertos han determinado como culpable al cambio climático y señalan que estas inundaciones son parte de “una crónica de un desastre anunciado”. Del mismo modo, la ministra de medioambiente de Renania del Norte-Westfalia, Ursula Heinen-Esser, también culpó al cambio climático y expuso los efectos que este tuvo y el papel que jugó en este desastre natural.

Desde el domingo, se han estado realizando grandes esfuerzos para limpiar los escombros que se han dejado atrás en numerosas ciudades alemanas y belgas.

Algo similar está ocurriendo en la otra punta del mundo. Más al occidente, diversas regiones de China se han visto inundadas por completo por las fuertes lluvias que se han producido en los últimos días.

Numerosas fotografías y vídeos siguen circulando en redes sociales y medios de comunicación que muestran la severidad de las inundaciones. Videos de coches flotando en altos niveles de agua, civiles atrapados en los vagones de un tren sumergido y diversos intentos de rescate de aquellos nadando son realmente preocupantes.

Al igual que en Alemania y Bélgica, el culpable, según expertos y fuentes oficiales, es el cambio climático.

Thomas Endrulat, del servicio Meteorológico de Alemania, explicó el papel que tuvo el cambio climático en las inundaciones europeas, explicación que también puede ser aplicada a las inundaciones en el territorio chino.

“[…] ahora, con el calentamiento general del clima y el aumento de las temperaturas, las masas de aire pueden contener cada vez más vapor de agua», explicó. “Por lo tanto, cuando se produce esta congestión, se está exprimiendo más agua de esta esponja de nube por culpa del cambio climático”.

A las inundaciones se les debe añadir los ochenta incendios forestales que se han registrado en múltiples regiones de Estados Unidos, principalmente en la costa oeste, resultados, también del cambio climático, según han señalado los científicos. Estos incendios han destruido mas de un millon de hectáreas a lo largo del territorios americano y el aumento de temperatura es una clara señal que persistirán en las próximas semanas.

Esta crisis climática, cuya presencia ha sido casi imperceptible hasta el momento, ha empezado a mostrar los primeros indicios de su existencia. Aquellos afectados pertenecen a un grupo de países desarrollados, que se encuentran en un auge, no sólo económico, como en el caso de China, pero también tecnológico, cada vez más capaces de predecir este tipo de sucesos y estar preparados para ello.