Informalidad como causa y consecuencia, por Nathalie Paz Alcazar

"No podemos quejarnos de ser un país informal, si al mismo tiempo el gobierno plantea requerimientos inalcanzables para dejar de serlo"

972

¿Por qué el Perú ha sido uno de los países más golpeados por la pandemia a pesar de haber tenido una de las cuarentenas más estrictas durante el 2020? La respuesta es por el alto grado de informalidad que tenemos.

La informalidad es la respuesta a una economía excesivamente reglamentada. Todos conocemos de primera mano los efectos adversos que causa ser un país informal: baja recaudación tributaria, bajo crecimiento de la productividad, poco respeto al medioambiente. Además de los efectos para las empresas informales en sí, como la dificultad en acceder a servicios financieros (créditos, cuentas de ahorro), o la falta de protección social en salud, seguridad laboral y pensiones para los trabajadores.

No podemos quejarnos de ser un país informal, si al mismo tiempo el gobierno plantea requerimientos inalcanzables para dejar de serlo. Y no es solamente el gobierno quien no ofrece incentivos para ser formal, industrias como la bancaria han fallado en brindar productos que le sirvan a las mypes y pymes del país, incluso cuando es sabido que el acceso a financiamiento es una de las palancas más importantes para crecer. La informalidad es un fenómeno complejo, y como tal, requiere de muchos agentes trabajando juntos para reducirla. Los costos de abrir una empresa formal, o de convertirse a una, no pueden ser más altos que los beneficios de hacerlo. El proceso de formalización debe ser menos largo y costoso de lo que es ahora, los impuestos deben ser bajos, la remuneración mínima no debería ser la misma para todas las regiones del país, cuando el costo de vida es tan diferente en cada región. Además, los servicios ofrecidos por el gobierno deben ser de alta calidad, los bancos deben ajustar sus productos a las diversas realidades que existen, el control del estado en cómo operan las empresas tiene que ser bajo, dejando que éstas crezcan en libertad.

La informalidad termina siendo, al mismo tiempo, la causa y la consecuencia de la gran mayoría de males en el Perú. Es por eso que es el tema más importante que el próximo gobierno (y el siguiente a ese, y el siguiente al siguiente) deberá tratar. Es lamentable no ver a más políticos proponer soluciones a este tema directamente, lo cual vuelve a mostrar lo desconectados que muchos están de la realidad.