Jabón: El héroe discreto de la pandemia ¿Por qué es efectivo?

El lavado de manos con agua y con jabón es un arma humilde pero poderosa durante la expansión del COVID-19.

726

El jabón es uno de los inventos más trascendentales de la humanidad pero al mismo tiempo uno de los más subestimados. En su simpleza significó una reducción considerable en la cantidad de gérmenes y bacterias a las que nos sometemos día a día.

Pero ¿por qué es efectivo el jabón para lidiar con viruses como el coronavirus?

Hay sustancias que no se disuelven en el agua, como el aceite. La cualidad emulsionante del jabón permite que el agua se mezcle con estas sustancias. El jabón, entonces, aisla las partículas de aceite y las separa de la superficie sobre la que están. El coronavirus tiene una superficie grasosa de lípidos. El jabón, entonces, ayuda a “desarmar” el virus separando sus partes.

El lavado constante de manos, y por periodos mínimos de 20 segundos, hace más eficiente la destrucción del virus en la superficie de las manos, disminuyendo la posibilidad de contagio. Por eso, el jabón es un aliado formidable en esta pandemia.