Jorge Pozo, regidor de Huamanga, afirma que su hijo es borderline, estaba ebrio y no se acuerda de nada.

1.646

Jorge Pozo, regidor de Huamanga y padre de Adriano, no justifica la agresión perpetrada por su hijo, pero pide que lo comprendan pues no se encontraba completamente lúcido. Con esto hace referencia a los golpes que le propinó su hijo Adriano Pozo a su enamorada Cindy Contreras Bautista.

«Adriano es un muchacho borderline, ha estado en tratamiento desde el año pasado. Por eso vino a estar cerca de mí, Ayacucho es más tranquilo. Pero conoció a esta señorita y su vida cambió. Ella presionaba para que haya dinero, reuniones. Él iba a terapia una vez por semana» declaró el regidor.

También desmintió que haya querido pagarles a los testigos del incidente a fin de que no digan nada. «El administrador del hotel me había pedido de que antes que él formulara la denuncia le pagara el vidrio de una mesita y un florero. Accedí. Compre el florero a S/.10 y el vidrio a S/.20. Me dijo también que había tirado un celular, de S/.150 soles. Eso es todo, no he pagado a nadie», dijo.

Según el regidor, Adriano, quien tiene una orden de prisión preventiva, se encuentra abatido por lo que sucedió. Su reacción agresiva tiene origen en un desequilibrio mental, que se intensifica con el consumo de alcohol, y por el cual venía siendo tratado. Pese a su condición, el muchacho tomó licor en el cumpleaños de un primo, horas antes del ataque. Así, ebrio, no supo cómo manejar que su enamorada lo llamara por el nombre de su ex hasta en dos ocasiones: una en casa del primo y otra en la habitación del hotel.