Jugando fútbol con reglas de cachascán, por Esteban Bedoya

«¿Por qué hay personas pierden inútilmente el tiempo juzgando al gobierno de Vladimir Cerrón (o de Pedro Castillo) bajo las reglas de la democracia? ¿Es que acaso no se dan cuenta que ellos están jugando, no otro partido, sino un deporte que poco o nada tienen que ver con la democracia liberal que veníamos viviendo con sus pros y sus contras?».

1.275

¿Te imaginas practicar un deporte con las reglas de otro? Suena medio ridículo, ¿verdad? Eso les pasa a muchos hinchas del fútbol cuando ven otros deportes como el rugby o el fútbol americano y los critican sin piedad, clasificándolos de absurdos porque los naturales tackles de estos deportes “deberían ser tarjeta roja” o “toman la pelota con las manos y no debería llamarse fútbol”.

El rugby y el fútbol americano son completamente diferentes al fútbol. No se juegan igual. No tienen las mismas reglas. Solo se parecen en que gana el que hace más puntos. Perdón por la obviedad, pero esta importante distinción se pierde de vista a la hora de la crítica y las opiniones. A dichos deportes hay que analizarlos comprendiendo sus reglas, objetivos y mandatos para luego poder entender y juzgar.

Entonces, me pregunto yo, ¿por qué hay personas pierden inútilmente el tiempo juzgando al gobierno de Vladimir Cerrón (o de Pedro Castillo) bajo las reglas de la democracia? ¿Es que acaso no se dan cuenta que ellos están jugando, no otro partido, sino un deporte que poco o nada tienen que ver con la democracia liberal que veníamos viviendo con sus pros y sus contras?

Escucho a muchos perderse en analizar las formas que, para estos deportistas del horror, atletas de la corrupción y el comunismo, son poco menos que una estupidez de los “blanditos”, como la paridad de género en el gabinete, sus gestos conciliadores o su postura económica.

¿Cree alguien en su sano juicio que a Cerrón le importa un comino la paridad de género? Para que no los molesten podrían poner a 7 Elenas Iparraguirres y listo. ¿Cree alguien con dos dedos de frente que a estos tipos les importa la gobernabilidad,  manejar las relaciones con el congreso y que piensan acercarse un milímetro hacia el medio para buscar consensos?

Les reclaman que no ponen gente idónea… ¡otra vez! El deporte de estos comunistas se juega con la incompetencia del amiguismo y el fundamentalismo. ¿Ustedes consideran que les importa que el Jefe de la DINI no sepa ni hablar? ¡No! Les importa que no tengan escrúpulos para perseguir a los enemigos políticos y la famosa “lealtad”.

Es como decirles a los jugadores de rugby que no agarren la pelota con las manos. ¡Se juega con las manos! ¡El deporte de los Cerrones, Castillos y Bellidos (ojo que el de la Vero también) se practica así! ¡Lo están haciendo con la pauta de un manual!

Los ilusos de la Confiep y los que tienen miedo de quedar fuera del clientelismo político reclaman que den señales para la economía y evitar la inflación o la escasez… ¡par favar! ¡Le regalo una Cocina Surge al que me traiga un gobierno comunista en la historia que no haya caído en la hiperinflación, la escasez, el amiguismo y la corrupción!

Una vez más, el juego de estos tipos se desarrolla con el descalabro económico. Nunca van a dar señales de nada, señor Presidente de la Confiep, porque no les interesa un bledo. Estos bolcheviques andinos no son capitalistas proinversión. Son suicidas fundamentalistas y su éxito se logra cuando se perpetúan en el poder y logran el terror generalizado de la población (ver Nicaragua).

En la Confiep hay muchas personas inteligentes que saben esto de manual. Desafortunadamente, su directiva ha elegido el juego de los besitos y la otra mejilla. La pretensión que da más risa es la de esperar que “dialoguen” y “busquen consensos por ser la única forma”. ¡Plop! Ni Condorito.

Dejemos de pedirles a estos grotescos cachascanistas que tengan la gracia del nado sincronizado. Dejemos de perder el tiempo pidiendo reformas democráticas a los fundamentalistas de la tiranía. Dejemos de pedir progresismo a aquellos que anhelan el retraso total.

Estos sujetos son un cáncer, juegan con sus reglas y no con las de los cuerpos saludables. La única salida es la EXTIRPACIÓN y un duro tratamiento de recuperación POSTERIOR. ¿Tenemos médicos valientes?

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.