Karelim López: “Me ratifico en que Pedro Castillo es el cabecilla de una red criminal y el que da las órdenes”

Durante su presentación ante la Comisión de Fiscalización, la empresaria ratificó que existe una organización criminal liderada por el presidente Pedro Castillo, la cual está integrada por su exsecretario Bruno Pacheco, exministros, empresarios, y los sobrinos del jefe de Estado.

1.667

La empresaria Karelim López, aspirante a colaboradora eficaz ante el Ministerio Público, ratificó que existe una organización criminal liderada por el presidente Pedro Castillo e integrada por el exsecretario de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco, exministros, empresarios que habrían obtenido beneficios irregulares y los sobrinos del jefe de Estado.

«Corroboro y ratifico que el señor presidente maneja esa organización y la maneja con su exministro, la ha manejado siempre y obviamente de la mano de sus sobrinos, cosa que se ha probado. Mis declaraciones no son, como dice el presidente, porque me han pagado. A mí nadie me ha pagado, yo no tengo vínculos con nadie. Yo estoy aquí por voluntad», precisó.

«Yo soy la única de todos los que están inmiscuidos que he venido dando la cara desde el día cero y que no me ha dado miedo decir la verdad, cosa que se está corroborando (…) Me ratifico en decir que él (Pedro Castillo) es el cabecilla y que él es aquel que da las órdenes porque sus sobrinos no llevaban a empresarios a que se vean con él por gratitud», agregó.

Durante su presentación ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, la empresaria recordó que el pasado 19 de noviembre, día en el que se allanaron las oficinas de Palacio de Gobierno, tenía previsto participar en una actividad familiar con Bruno Pacheco cuando se enteraron de esta diligencia.

Según indicó, Bruno Pacheco, entonces secretario general de Palacio de Gobierno, se encontraba en una situación «delicada» por «seguir órdenes» del mandatario relacionadas con temas como dar indicaciones para el ascenso en las Fuerzas Armadas, por lo cual le pidió al jefe de Estado que se garantizara su arraigo laboral para no perjudicar su situación legal.

«Esto fue un compromiso del presidente con él en una reunión en la que yo estuve presente y tuvieron un altercado. Bruno Pacheco quería ejercer el derecho de su inocencia y le pedía que necesitaba su arraigo porque no sabía lo que iba a pasar legalmente por no contar la verdad, por no decir de quién había recibido órdenes y qué era lo que tenía que callar», aseveró.

«El presidente le ofrecía que no le iba a pasar nada, que tenía el Congreso controlado, que no le iban a hacer absolutamente nada si seguía callando de quién había recibido órdenes para poder ver el tema de los generales, para poder mandar los mensajes. Bruno estaba siendo allanado ese día y en la noche estuvo coordinando cómo iba a ser su situación laboral», acotó.