La alimentación saludable es obligación y no aspiración, por Ana Jara

248

“Cómo dispararse a los pies y no morir en el intento”, parece ser la consigna del Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que aún no sale de una crisis política ante la inminente censura a su ministro de Economía, Alfredo Thorne, y ya entra en otra.

Nos referimos al revuelo más que justificado que se ha levantado ante la publicación del Reglamento de Alimentación Saludable, desnaturalizando su propia Ley (30021) que señalaba como objetivo “promover y proteger de forma efectiva el derecho a la salud pública, al crecimiento y desarrollo adecuado de las personas”; al valorarse ahora como inofensivos y de estándares aceptables, productos de consumo humano que ya eran considerados perjudiciales para la salud por su alto contenido en Azúcar, Sodio y Grasas Saturadas por parte de la Organización Mundial de la Salud.

Es incomprensible que un gobierno “legalice” el atropello a los consumidores que de buena fe adquirirán productos nocivos a su salud, en la confianza que los expertos ya analizaron su contenido y que hay normas que le garantizan su calidad.

Perú, con este Reglamento, se pone de espaldas a la tendencia internacional en materia de Protección Nutricional, siendo condenable que la Titular de Salud Patricia García haya declarado en este tema, que los valores de la OMS son “aspiracionales”, ¿es decir, lo que pueda llegar a alcanzarse?, ¿un anhelo, un sueño, una ansia, una ambición?, esto es lo que representa la promoción y defensa de la Alimentación Saludable de los peruanos para la ministra, una UTOPÍA.

Pero ¿a quién beneficia este Reglamento?, la respuesta se cae de madura, sino es a los consumidores, contrario sensu es a los Industriales. ¿Y cuando entrará en vigencia?, en 6 meses aún. ¿En cuántos años sé implementarán todas las alertas en los productos, fina cortesía del Gobierno de Lujo?, 3 años; mientras tanto, los peruanos, en especial nuestros niños y adolescentes, se aplicarán directo a la vena, altas dosis de azúcar, sal y grasas saturadas. ¡Francamente!

Este nuevo disparo a los pies del Ejecutivo, sopesa una Interpelación de la responsable política del sector Salud y es que no estamos ante un tema fortuito, imprevisto, que tome por sorpresa al Gobierno; al contrario este Reglamento de la Alimentación Saludable, ha sido largamente analizado y debatido, para que nos vengan con un contenido que afrenta a la salud del pueblo, con la que no se juega.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.