La Conferencia de las Partes

670

Desde 1994 se inició la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que fue suscrita por la mayoría de países miembros de la ONU, principalmente, por aquellos países industrializados que son los que mayores emisiones de gases de efecto invernadero producen en el mundo

Luego de diversas reuniones, el año 1997 en la ciudad de Kioto se fijaron metas y plazos a los acuerdos para emprender una lucha contra el calentamiento global, comprometiéndose a reducir las emisiones en 5.2% entre el 2008 y 2012 (con respecto a 1990, como año base).

En el 2005 entro en vigor el Protocolo de Kioto, ratificado por los parlamentos de más de 55 países, los cuales se comprometían a reducir sus emisiones y en el caso de los países no desarrollados, a no incrementarlas; además, se dio inicio a la implementación del mercado de bonos de carbono y se creó el fondo de adaptación para contribuir a la reducción de los efectos negativos del cambio climático

Dentro de las siguientes reuniones más importantes se encuentran la COP 15 en Copenhague (Dinamarca), la COP 16 en Cancún (México) y la COP 17 en Durban (Sudáfrica) en las que se logró hacer un seguimiento a los acuerdos de Kioto y determinar metas medibles de mejor seguimiento, pero, sobre todo, incrementar la ayuda económica a los países que realizan esfuerzos importantes en la reducción de su emisión de gases

La COP 20 en Lima, representa una cumbre preparatoria de lo que será un nuevo acuerdo entre las partes a firmarse el 2015 en Francia (COP 21) con nuevas metas y mejores indicadores, para que pueda ser suscrito por los principales países emisores de gases de efecto invernadero

¿Qué importancia tiene esta COP20 para el Perú?

Sin duda, esta COP 20 nos pone en los ojos del mundo. Aquí se reúnen 194 países para reflexionar, proponer y realizar un seguimiento a los acuerdos tomados en cumbres precedentes, pero no nos engañemos, nuestro país no es un gran emisor, por el contrario, es un país afectado por el Calentamiento Global

Si es que los países industrializados, empezando por Estados Unidos, que emite el 25% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial no reducen sus emisiones y cambian sus patrones energéticos, poco podemos hacer desde aquí. China ha pedido más tiempo, menciona que no puede recibir sanciones por su proceso de industrialización, pues tiene derecho al desarrollo de su pueblo. Como la China, muchos países consideran que la imposición de medidas y sobre todo sanciones, de alguna forma limitan el incremento de su capacidad productiva. En nuestro caso, si el Perú mantiene su crecimiento económico, se incrementarán nuestras actividades contaminantes

Mientras que los principales países desarrollados del mundo como Estados Unidos y grandes potencias de Europa alcanzaron dicho desarrollo en épocas donde no existían medidas medio ambientales, ni regulación de emisiones, ni mitigación de impacto, ni mecanismos de participación y consulta ciudadana, ni sanciones por contaminación, todo en desmedro del medio ambiente; hoy a los países en vías de desarrollo, como el Perú, se nos imponen todos los estándares ambientales que antes no existían y que ralentizan nuestro desarrollo ¿eso es justo?

El Calentamiento Global es un fenómeno real, nuestro planeta ha tenido cambios climáticos desde antes de la existencia del hombre, si queremos mitigar este cambio, debemos debatir profundamente las modificaciones necesarias en la matriz energética de nuestras sociedades, he ahí el gran debate.

Finalmente, el problema ambiental, tiene que ver en cómo producimos bienes y servicios para que la especie humana exista. La naturaleza misma tiene la respuesta: los seres humanos, a diferencia de otras especies, fuimos dotados de inteligencia con el único propósito de enfrentar y dominar las fuerzas de la naturaleza. La tecnología, entonces, debe brindarnos las herramientas necesarias para lograr los propósitos de estas cumbres, invertir en investigación, desarrollo y transferencia de tecnología es la clave para ello es necesaria la utilización de los recursos de la humanidad, sobre todo los que provienen de aquellos países que ya alcanzaron el desarrollo.