La crisis 70 años después, por Fabrizio Anchorena

534

“La rendición incondicional de nuestros enemigos fue la señal para la mayor explosión de alegría en la historia de la humanidad” enfatizaba Winston Churchill el término de la Segunda Guerra Mundial. Este había sido uno de los principales conflictos bélicos en razón del ser humano, estimándose entre más de 50 millones personas fallecidas a causa de dicho suceso.

Posterior al 7 de mayo de 1945, se deslumbraba esperanza interna en cada uno de los ciudadanos que vivieron cada segundo de la Guerra: el suicidio de Adolf Hitler y la seguida rendición incondicional de la Alemania Nazi hacía pensar el surgimiento y la construcción de un país a la brevedad. Sin embargo, el caminar por calles de un Alemania gris, atomizada por cadáveres galopados en cada esquina, infraestructura venida abajo, millones de personas caminando sin rumbo, sin destino, sin hogar ni futuro alertaba un peligro, trayendo consigo mismo millones de desplazados y refugiados.

El barco “Pan-York” zarpaba con miles de judíos abordo huyendo del contraste europeo, alemanes étnicos, voces del conflicto bélico no controlaban una vida dentro de una nación que mató a más de 6 millones de judíos. En buena cuenta, más de 11 millones de habitantes se vieron forzados a dejar territorio Alemán.

Al inicio de la actual década surgía para algunos una primavera árabe o revolución (Ver artículo “No es mi culpa, es de la revolución”). El punto de ebullición le tocó al Gobierno de Bashar al-Ásad, historia ya conocida que no tendrá pronto acabar. Millones de sirios en el mundo, sin cobijo, en escapada apresurada del terror y calvario del Gobierno de al-Ásad y del Estado Islámico. 2.5 millones son los refugiados sirios acogidos por Turquía, país asiático que es utilizado para dar el salto a Europa donde de inmediato marcan ruta a través de Grecia para llegar a Alemania, donde más de 98 mil personas han encontrado una esperanza y proyecto de vida en este último país. Paradójicamente, país desde donde una vez se huyó y hoy es el principal espacio de albergue de la Unión Europea.

Crisis migratoria y humanitaria que ha permitido trabajar un acuerdo sobre pautas mínimas sobre los migrantes entre la Unión Europea y Turquía que tiene como objetivo terminar con la migración irregular en Europa.

Otra vez, el ser humano es dueño y amo del destino de otros. Pensar que en algún momento la naturaleza era la promotora de todos los males. Fue ayer y es hoy, que la decisión de otros no permite avanzar y marca el destino de la sociedad con huella en la historia. Sucedió en 1945 con la huida de Alemania y sucede ahora que los sirios huyen de ellos mismos, curiosamente hacia Alemania. Antes era Europa, ahora es Asia.