La Dama de Hierro: 5 razones para ver esta película

759

1) Su personalidad fuerte
Su apodo se debe a ello:  La fuerte personalidad, reflejada en sus decisiones frías e irrefutables, constatada en decretos y documentos de Estado; perfilan a una mujer que no cedió a los intereses de la oposición, como tampoco cedió a la presión estadounidense. Siempre mantuvo ácidos comentarios y choques con los políticos adversarios y hasta colegas de su gobierno. Si se busca el perfil de una mujer y política, no habría alguien con mayor carácter y determinación que Thatcher.

“Quién soy yo si no hago defender mis ideas”, llega a decir en una escena cuando se enfrenta a sus propios asesores de gobierno, quienes se retiran enojados del despacho de Thatcher, cuando esta rechaza sus propuestas.

2) Pensamiento Conservador:
A través del filme, se realza el verdadero concepto de “conservador inglés”, comunmente simplificado con la palabra “tory”: La Dama de Hierro expresa hasta las últimas consecuencias que cada individuo debe ser responsable de sí mismo y el Estado no debería ser asistencialista.

3) Una auténtica feminista:
El film apunta, con todo, al corazón de la mujer Thacher, a la esposa y a la madre, más que a la cabeza de la prime minister. No se podría representar mejor a alguien quien detrás de cámaras es, ante todo, madre y esposa: Entregada a una familia tradicional, aunque con roles invertidos (esposo hogareño y mujer trabajadora), que demuestra que las mujeres tienen toda la capacidad de introducirse al terreno de la política, sin necesariamente ejercer el mal llamado “feminismo”.Sin-título-2

Precisamente, según blogs y portales biográficos, relatan un episodio en el que a Thatcher se le pide opinar sobre el feminismo, y ella responde: “Algunas de nosotras estábamos haciendo las cosas muy bien mucho antes de que el movimiento feminista siquiera hubiera sido concebido”

4) El perfil político que hace falta en la actualidad
El filme muestra cómo se va construyendo Thatcher. Siempre guiada por la mano de su infancia humilde y la suave misoginia de los políticos de turno la llevaron a ser obstinada y nada influenciable. Nunca se echó para atrás, aún en los momentos más difíciles, cuando incluso, perdió el respaldo de su partido. Recibió golpes duros: en el Parlamento, la Guerra de las Malvinas, las presiones internacionales, su propio esposo, su propio gabinete, etc; aún así, se mantuvo firme en sus ideales, significando el ejemplo de perfil político que hoy en día carece, por ejemplo, el Perú. Y si se quiere ejemplificar un caso particular, valga dar una mirada a la comparación que hace Alejandro Cavero, sobre Keiko Fujimori y Margaret Thatcher, en este enlace.

5) Finalmente: Cero diálogo con fascistas/dictadores
La Primera Ministra dejó en claro que jamás negociará con quienes proponen que las naciones se pueden gobernar con poder fáctico. Así se podrá apreciar en el siguiente video, que es un extracto de la película donde se entiende claramente su decisión de iniciar una guerra por Las Malvinas, contra Argentina.

De esta escena surge la frase más resaltante de toda la película, durante el diálogo con el Secretario de Estado de los Estados Unidos: “Con todo respeto, señor, yo he librado batalla todos y cada uno de los días de mi vida y muchos hombres han lamentado haberme subestimado antes” (min 3:00).

LEE TAMBIÉN…

[EDITORIAL] “La ‘Dama de Hierro’ fue más, y supo ganarse el apoyo de su electorado, y eventualmente del mundo entero, a pulso, día a día…”

Posted by Lucidez on Martes, 13 de octubre de 2015