La hija del general y el monaguillo del cardenal, por Federico Prieto

215

El escritor Nelson DeMille escribió en 1992 una novela sobre la vida y muerte de la hija de un famoso general del ejército de los Estados Unidos, que había estudiado en la prestigiosa academia militar de West Point. Esta alumna sufre una brutal agresión sexual de varios cadetes y la dejan psicológicamente traumada. Su padre, el general, acepta que el ejército oculte el caso, calle para siempre, para no afectar a la imagen de West Point. Un investigador castrense, Paul Brenner, se hace cargo del caso y descubre lo ocurrido. Esta trama ha sido llevada al cine con el mismo título de la novela: “La hija del general”, cuyos actores principales son John Travolta y Madeleine Stowe.

En los años 2012 y 2013 el seminarista Óscar Veliz Félix violó reiteradamente a un niño de diez años en el interior de la catedral de Huancayo, cuando el menor se preparaba para ser monaguillo. La víctima contó los hechos a su madre en 2014, quien los denunció a las autoridades eclesiásticas y judiciales. Faltando dos meses para que el seminarista sea ordenado, el arzobispo de Huancayo, monseñor Pedro Barreto, expulsó al seminarista del Seminario y dispuso que no sea ordenado sacerdote. La administración de justicia tomó el caso siendo condenado en 2018 por la corte superior de Huancayo a cadena perpetua, ordenándose su reclusión en el penal Huamancaca Chico. El reo está ausente y es buscado por la policía.

Es un reflejo de la realidad global: mientras la Iglesia se ha decidido a tomar medidas claras frente a los casos de violaciones que se presentan en el clero, otros organismos civiles, militares, etcétera, luchan todavía entre el silencio y la denuncia, entre el mirar al otro lado o llevar los hechos a las autoridades internas de sus instituciones y a la administración de justicia. Una razón para concluir que la Iglesia está a la vanguardia de la transparencia frente a la conducta incorrecta de sus servidores, pese a las recurrentes y malintencionadas críticas en su contra.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.