La izquierda y su laberinto, por Diethell Columbus

831

A propósito de la comentada renuncia de los congresistas Marisa Glave y Horacio Zevallos a las filas del partido “Tierra y Libertad”, que refieren forma parte del “Frente Amplio”, resulta necesario preciar que cuando se hace alusión a este frente muchos piensan que estamos ante un conglomerado de agrupaciones de izquierda que se sirven de la inscripción partidaria de “Tierra y Libertad”, cuyos fundadores y dirigentes serían los congresistas Marco Arana, Marisa Glave, entre otros ciudadanos.

Pese al error en el que la mayoría incurre, incluido los propios dirigentes y militantes de izquierda, conviene precisar que según la base de datos del Registro de Organizaciones Políticas del Jurado Nacional de Elecciones (ROP-JNE), no se encuentra declarada ninguna agrupación denominada “Tierra y Libertad”, no obstante, lo que si obra inscrito desde el año 2012 es el partido “Tierra y Dignidad”, en cuyo padrón de afiliados figuran hasta el día de hoy los congresistas Arana y Glave.

Cabe resaltar que en función a una modificación de los estatutos de “Tierra y Dignidad”, dicha organización aprobó cambiar su nomenclatura original por el de “Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad”, vale decir, que cuando hacemos alusión a cualquiera de estas denominaciones, en la práctica nos referimos a la misma organización política.

Y en este punto, nos preguntamos ¿Qué pasó con el partido “Tierra y Libertad” que tanto se menciona? Al respecto, debemos señalar que “Tierra y Libertad” es un movimiento político que en el año 2012 formalizó su inscripción ante el ROP-JNE pero bajo el nombre de “Tierra y Dignidad”. Entonces, cuando nos referimos a “Tierra y Libertad” en realidad estamos aludiendo al partido político cuya nomenclatura original fue “Tierra y Dignidad” y que en la actualidad se denomina “Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad”.

De lo anterior, podemos concluir que no sería correcto señalar que el Frente Amplio es un cúmulo de organizaciones de izquierda como si fuese una alianza electoral, pues lo real es que estamos frente a un solo partido político debidamente inscrito y que en las últimas elecciones generales obtuvo un total de 20 escaños ocupados por militantes e invitados. Por ende, queda claro que si se decide renunciar a “Tierra y Libertad” ello equivale a renunciar al Frente Amplio.

En este orden de ideas ¿Cuál será la situación política de la congresista Glave si renunció al partido por el que llegó al Congreso de la República? Por otra parte, si el congresista Zeballos no registra militancia alguna según el ROP-JNE ¿Debería entenderse que su renuncia es a la bancada del Frente Amplio por la que fue elegido?

Finalmente y con el ánimo de demostrar la unidad de las fuerzas de izquierda, se ha anunciado la fundación de un nuevo partido que cobijará a los disidentes del Frente Amplio – Tierra y Dignidad – Tierra y Libertad y aquí queda esperar cual será la reacción de Marco Arana.

¿Permitirá que estos disidentes permanezcan al interior de su bancada en tanto consiguen las firmas para fundar un nuevo partido que rivalice o desplace al suyo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.