La mecedora de Belaunde Lossio

841

A pesar del rosario de  cargos que pesan en su contra, el prófugo empresario, Martín Belaunde Lossio, quiere que el gobierno de Evo Morales lo declare refugiado. La pregunta que cualquiera se haría en este caso es si realmente la impunidad puede campear en este nuevo año.

El que el amigo de la pareja presidencial no haya tenido captura internacional y que si se le niega el refugio pueda huir a otro país sin mayor problema es una cosa de locos. Es increíble que el poder de turno tenga tanto miedo por lo que diga o haga este sujeto. Definitivamente no se entiende como el ministro del interior, Daniel Urresti, juraba que ya lo tenía, que ya estaba muy cerca la fecha de su captura para después decir que realmente le sorprendía que su perseguido estuviera en tierra boliviana desde mediados de diciembre.Es claro que no hubo en ningún momento intención política de capturarlo. Es más creo que si finalmente no le dan el refugio,  efectivamente se irá a otro país y la impunidad estará asegurada.Belaunde Lossio es amigo de la pareja presidencial desde 2006. Conoce todos los tejes y manejes de Ollanta y Nadine. De hecho el presidente no quiere que cante, porque si lo hace puede alcanzarlo a él y a su esposa.

Lo que pienso que va a pasar es que es esto se va alargar. Pasarán 120 días y Bolivia recién dirá si le da el refugio o no al prófugo empresario. Lo más probable es que no se lo dé porque Evo Morales ha exigido no hace mucho que ciudadanos de su país no se han protegidos por otros gobiernos y sean más bien juzgados por tribunales bolivianos. Evo podrá tener mil defectos pero en este caso tiene que ser consecuente.Ahora si Belaunde no obtiene refugio se va otro país. Así  lo han declarado autoridades bolivianas. En ese caso podría volver a pedir refugio y así pasar cuatro meses más.En el caso que un nuevo país lo rechace, el gobierno peruano podría tomar las riendas del asunto, traer a este delincuente y hacerle decir lo que le interese. Previamente por su puesto se pondrían de acuerdo para silenciar lo que los comprometa.

Se viene un largo proceso. A Humala no le conviene que su amigo cante. Si lo hiciera podría tranquilamente sacarlo del poder este año, y claro un adelanto de elecciones sería inminente.La oposición peruana tendrá un rol más que importante en esta crisis. Ellos son los únicos que pueden decirle al gobierno: “No nos tontees y trae de una vez a ese delincuente y que se dé un debido proceso”.Urresti metió la pata, lo hizo por orden de Nadine y Ollanta, lo de presidenciable parece que se le va por caño.

Estos tiempos de Humala me hacen recordar al tramo final del gobierno de Alberto Fujimori, donde la podredumbre moral era el pan de cada día.