La otra corrupción, por Federico Prieto Celi

272

Lo que nos queda de la selva amazónica de todo lo que le correspondía al Perú al comienzo del virreinato (hoy territorio brasileño) es tierra de nadie por ausencia del estado. Esa es una tarea pendiente que requiere mayor preocupación del gobierno y de la oposición. El país necesita de un buen programa prioritario que comprenda:

  1. Erradicar el terrorismo del Vraem y de otros lugares de la selva:
  2. Luchar contra el narcotráfico que crece de día en día;
  3. Combatir el comercio ilegítimo internacional de madera amazónica;
  4. Formalizar la extracción de oro de Madre de Dios, Jaén, etc.
  5. Sancionar enérgicamente en esas zonas desprotegidas la trata de mujeres;
  6. Mejorar el mantenimiento de las carreteras al interior del país;
  7. Crear un modelo práctico de presencia del estado allí donde no se pueda instalar todo el aparato regional que existe en los mejores departamentos de costa y sierra.

Es una tarea que corresponde a todos los ministros y a los gobernadores regionales de las zonas afectadas al parecer intocables. Ni el presidente de la República ni el primer ministro han ofrecido una política integral efectiva al respecto. Por ejemplo, ¿quién protege el oleoducto que se rompe de vez en cuando creando un inmenso daño a la naturaleza y a los pobladores? ¿Alguien nos garantiza que no se volverá a romper?

No se le puede echar la culpa del descuido estatal de esa inmensa parte del territorio nacional –aproximadamente la mitad de nuestro suelo- solamente a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional, que hacen lo que pueden y que sufren además de corrupción fuera y dentro de sus filas, especialmente en las zonas a las que nos estamos refiriendo.

¿El bicentenario de a República nos encontrará cantando el himno nacional en esos lugares, con un sentido de peruanidad compartido por sociedad y estado; o seguiremos considerando la mitad del Perú como tierra informal de conquista (militar) y de misión (evangélica), donde sus habitantes a lo mejor todavía no saben ni siquiera hablar en castellano?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.