La suerte está echada y ahora ¿qué se viene?

1.227

Para este domingo: ¡Alea iacta est! Y aunque tendremos algunas sorpresas que nos traerá el candidato de la estrella -quién si hubiera tenido una semana más, hubiera hecho sudar frío al solidario- ya es casi imposible que le arrebate a éste el sillón de Ribera.

Castañeda ha sabido posicionarse aprovechando el debacle de Villarán que la ha llevado a perder incluso su mayor capital -la “honestidad”- de la que tanto se ufana y la que hoy está puesta en tela de juicio. Ayer se supo que la Fiscalía Anticorrupción ha denunciado a José Miguel Castro, Gerente de la Municipalidad de Lima y mano derecha de la burgomaestre, por hacer lobby a favor de Relima. Resulta que el señor Castro autorizó que esta empresa de limpieza trabajar por 7 meses sin haber pasado por concurso público y sin contrato alguno recogiendo los residuos en el Gran Mercado Mayorista de Lima. Durante este tiempo se acumuló una deuda de S/. 3 721.463, monto que se triplicó respecto a la cotización que se había fijado inicialmente por este servicio. Pero eso no es todo, pues la Contraloría ha encontrado otras irregularidades en esta gestión -que aún no termina- y que terminarán en sede judicial con la alcaldesa involucrada. “Si alguna persona en nuestra administración actual tuviese una pizca de corrupción, esa persona no estaría donde está. (…) si las personas están ahí son personas que merecen mi confianza“, son palabras de Susana Villarán quién también tendrá que responder por estas situaciones que por lo pronto son bastante sospechosas.

Pero no es lo único que ha sabido aprovechar el solidario. La vasta cantidad de pretendientes al sillón municipal ha hecho una vez más que el voto de los que no son “anti…” se dinamite y reparta entre muchos y ha sido muy difícil que alguno en especial lo pueda conglomerar. La mayoría de los “antivillarán” se han ido con Castañeda y los “anticastañeda” –que según las encuestas son menos que los “antivillarán”- se han repartido entre la actual alcaldesa y alguno más. Esperando todos el “outsider” que conglomere a los que no quieren a Villarán pero tampoco a Castañeda, apareció primero Heresi, pero no convenció del todo (ya se ve que sólo bailando no se convence al elector limeño quien es cada vez más exigente) y en las últimas semanas Cornejo comenzó a perfilarse como el que verdaderamente podría ser el “salvador”. Pero llega tarde.

Cornejo sabía que su principal pasivo era el “antiaprismo” -que muchos equivocadamente leen como “antialanismo”- pues hay que reconocer que el Apra sigue siendo Alan García y él es su mejor ficha para tentar nuevamente la presidencia. No fue casualidad que el líder del Apra y la cúpula de ese partido no se mojara en esta campaña. Sabían muy bien que le hacían un flaco favor a Cornejo si marchaban con él y el candidato hábilmente aprovechaba todas las oportunidades que tenía para deslindar con ellos. Les convenía a ambos y lo han sabido aprovechar, pues aunque su candidato no gane, serán la segunda fuerza en la Municipalidad de Lima y esto les dará mucho juego político en los siguientes 4 años. Castañeda no se la llevará fácil como lo hizo Villarán teniendo al PPC en la oposición. Siempre será vergonzoso el apoyo de Lourdes y su cúpula en la revocatoria.

Estas elecciones no son más que un ensayo de lo que se viene para el 2016. Ha quedado claro que los “anticastañedistas” serán los próximos “antifujimoristas” y terminarán apoyando al Apra. Para prueba vean el apoyo socarrado que en los últimos días han dado varios periodistas y opinólogos “socialconfusos” a la candidatura de Cornejo. Antes no dudaban en dar arengas a Humala frente a Keiko y luego a Villarán frente a Lourdes y ahora que saben que Villarán no tiene opción, pues cualquiera antes que Castañeda. Mañana será Alan antes que Keiko y ya lo dijo un conocido aprista: “MVLL terminará votando por Alan” y su séquito también. Pero ojo que este domingo ganará Castañeda ¿Este triunfo es una antesala de lo que pasará el 2016?. Esto se pondrá mejor que el 2011 y ya no creo que nadie se atreva a decir que será como escoger entre el cáncer o el sida.