La trilogía de la venganza

860

Cuando pensamos en trilogías, se nos viene a la mente nombres como Lord of the Rings, The Matrix, o también, The Godfather. Sin embargo, muy pocas veces pensamos en aquellas que no caen dentro del espectro hollywoodense y en aquellas trilogías que no son trilogías. ¿A qué me refiero con trilogías que no son consideradas comúnmente como trilogías? A las que comparten una temática principal pero no una narrativa interconectada. De aquí surge La Trilogía de la Venganza de Park Chan-wook, uno de los más aclamados directores surcoreanos. Esta trilogía no interconectada ocupa los temas de venganza, violencia y salvación.

El primer filme va bajo el nombre de Sympathy for Mr. Vengeance. Cuenta la historia de Ryu, un hombre sordomudo, recientemente desempleado, que hace todo lo posible para ayudar a su hermana enferma, necesitada de un trasplante de riñón. Debido a que él es incompatible para la donación, se contacta con un traficante de órganos para intercambiar su saludable riñón por uno compatible con el de su hermana. Luego de ser estafado y abandonado sin su propio riñón, Ryu decide tomar acciones por sus propias manos y así elabora un plan para secuestrar a la hija del gerente que lo despidió. Aquí iniciará un cuento sombrío y violento impulsado por la venganza y desesperación de un hombre.

La segunda entrega es Oldboy, quizás la mejor de las tres. Luego de ser raptado y encarcelado en una prisión durante 15 años, Oh Dae-su es liberado sin ninguna explicación de porqué sucedió lo acontecido. Dentro de la cárcel, él pasa todos sus días preparándose para su venganza. En el momento que lo dejan ir, una mujer le da albergue y comienzan a desarrollar sentimiento mutuos. Aquí comenzará a buscar a su hija que fue separada de él a los 4 años. Días después, él recibe una llamada de su captor y este le da 5 días para averiguar su identidad y el motivo por el cual fue encarcelado, o su nuevo amor será asesinado. En este momento, comenzará una carrera contra el tiempo para salvar a su amada que desemboca en un final totalmente inesperado.

La última película de la trilogía se llama Sympathy for Lady Vengeance. Una mujer falsamente condenada es liberada de la prisión luego de cumplir su sentencia por el asesinato de un niño. La realidad está en que ella tuvo que responder al crimen debido a que la vida de su hija recién nacida estaba en juego. Una vez liberada, ella va en busca de su hija, que ahora vive en Australia y no tiene conocimiento alguno del idioma coreano, y también da a conocer su plan de venganza contra el hombre por el cual ella sirvió tiempo en la cárcel. Es una historia guiada por el sufrimiento de una mujer y sus ansias de dar a conocer su inocencia y salvarse.

Así, les dejo la posibilidad de romper cualquier esquema predeterminado que tengan contra la industria cinematográfica de Corea y los invito a disfrutar de esta trilogía. Si es que no cuentan con el tiempo suficiente para verla completa, les recomendaría que por lo menos vean la segunda, Oldboy. Solo tengan cuidado de ver la original de Park Chan-wook y no el remake americano de Spike Lee.