La vida de José Saramago en 10 puntos

423

El 18 de junio de 2010 falleció el escritor, novelista, poeta y dramaturgo José Saramago que destacó por su profundo compromiso social en su pensamiento y escritura. Para saber más de la vida del único Premio Nobel de Literatura de Portugal presentamos aspectos de su vida y obra en 10 puntos:

1. José de Sousa Saramago nació el 16 de noviembre de 1922 en Azinhaga, Portugal, hijo de una pareja de campesinos sin tierras ni recursos.

2. El apellido que lo coronó como los mejores literatos del mundo no era el nombre de la familia, pues cuando sus padres, José de Sousa y Maria da Piedade, acudieron a registrarlo; la persona encargada del Registro Civil cometió un error y en lugar de escribir José Sousa, como debería de llamarse, anotó José Saramago, tras bromear con el apodo de la familia de su padre, la cual era conocida como “Jaramago”.

3. Su padre quiso que estudiara cerrajería mecánica, parecía destinado a ser campesino u obrero, pero en el programa del oficio que iba a aprender había una asignatura de literatura que empezó a despertar al lector que había en él.

4. El futuro escritor se formó en la biblioteca pública de su barrio en Lisboa, ciudad a la que se mudaron cuando tenía tres años,  mientras trabajaba en un taller después de abandonar la escuela para ayudar a mantener una casa en la que ya faltaba su hermano Francisco, dos años mayor que él y muerto poco después del traslado. En su obra Las pequeñas memorias Saramago puso al relato de una infancia que siempre tuvo un pie en la aldea de la que había emigrado. Su novela Levantado del suelo (1980) cuenta las peripecias de varias generaciones de campesinos del Alentejo.

5. De la década de los 40 a los 70 tuvo varios empleos administrativos, empleado de seguros y de una editorial, se casó con su primera esposa, la pintora Ilda Reis, publicó tres libros de poemas e ingresó al Partido Comunista -clandestino durante la dictadura de Salazar- y se consagró como respetable periodista.

6. La fama no llegaría hasta 1982 con la novela Memorial del convento, en 1982, y El año de la muerte de Ricardo Reis. Centrada en la figura del heterónimo de Fernando Pessoa, el gran poeta del Portugal moderno, la novela es un intenso retrato de Lisboa de la mano de un poeta imaginario que, igual que pasó nueve meses en el vientre materno, ha de pasar un tiempo equivalente desde la muerte del hombre que lo creó antes de desaparecer definitivamente. En una conferencia pronunciada por esos mismos años 80 solía recordar el consejo que él mismo solía dar a los lectores que decían no entender bien sus libros por las mezclas de voces y la ausencia de marcas convencionales en los diálogos: “Léalos en voz alta”. Funcionaba.

7. Los mundos imaginarios y las situaciones que Saramago construía rompían con la narrativa y demostraban su visión crítica del mundo y el sistema capitalista como: si la gente votase masivamente en blanco en unas elecciones, si alguien decidiese vivir al margen de la economía capitalista, si se encontrasen dos hombres totalmente idénticos. Otra de esas preguntas era qué pasaría si la gente dejase de morir o si todos nos quedáramos ciegos.

8. El evangelio según Jesucristo de 1991 mostró su visión heterodoxa del mesías cristiano, la cual levantó una polémica que arreció cuando el gobierno de su país se negó a presentar el libro al Premio Literario Europeo. Herido con aquel gesto, Saramago migró a Lanzarote con Pilar del Río, su segunda esposa y nueva traductora. La misma crítica y polémica levantó cuando publicó en 2009 Caín, novela considerada hiriente por la jerarquía católica lusa. Meses antes, el escritor se había visto envuelto en un problema con su editorial de siempre, propiedad de Silvio Berlusconi, cuando se negó a publicar El cuaderno, un libro basado en el blog del escritor, que no ahorraba en críticas al primer ministro italiano.

9. Hasta en 1998 consiguió el Premio Nobel, “Fue una azafata quien me dijo que había ganado el premio”, confesó en una entrevista. Al parecer, él estaba en el aeropuerto alemán de Francfort, a punto de embarcar para tomar rumbo a la isla de Lanzarote, cuando le avisaron por megafonía de que tenía una llamada. Y antes de que pudiera atender el teléfono, la azafata le comunicó la noticia.

10.  En 2007 nace la Fundación José Saramago para preservar su obra y patrimonio literario.