La voz de Dios o la de Canal 4, por Michel Hoffmann

Desde hace más de 10 años venimos escuchando acerca del famoso “apagón analógico” sin embargo, a la fecha, esto no ocurrió. Hoy más que nunca, en medio de una pandemia de salud y previos a un proceso electoral, es importante ampliar y democratizar la oferta televisiva.

493

La televisión digital terrestre, que reemplazará a la analógica, permitirá que todos los ciudadanos podamos disfrutar de una mejorar calidad de imagen y sonido, pero especialmente acceder a una mayor variedad de canales de señal abierta y de manera gratuita. El portal tdt.pe, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones – MTC, señala que en el mismo “espacio que ocupa un canal analógico se pueden ofrecer cuatro o más señales digitales”, multiplicando exponencialmente el acceso a la información y entretenimiento para los usuarios.

Ya en el 2009, el gobierno de Alan García sentó las bases para la radiodifusión digital e inicialmente el “apagón analógico” estaba programado en Lima para comienzos del 2020. Con esta migración, todos los televisores que no sean compatibles con el estándar digital no podrían acceder a la programación de señal abierta y tendrían que usar un decodificador y antena compatibles para acceder a la programación de televisión digital. El proceso de migración terminaba en el 2028 y se habían marcado hitos importantes para ciudades como Arequipa, Cusco o Trujillo para el 2022. Para el año 2024 estaba prevista la migración a señal digital de Ayacucho, Chimbote e Ica y otras tantas para el 2026.

Como muchas otras cosas en el Perú, este cronograma tampoco se cumplió y el inicio del “apagón analógico” para Lima ahora es finales del 2022, según DS N° 006–2020-MTC, publicado el 06 de febrero del presente. Mientras tanto, las señales analógicas y digitales seguirán siendo transmitidas de manera simultánea, sin embargo, por una cuestión de costumbre, el acceso a la señal digital es aún ínfimo. En un estudio a nivel nacional del Consejo Consultivo de Radio y Televisión del año 2019, solo un 10% de las personas accede a canales de televisión por el servicio de televisión digital terrestre, frente a un74% de personas que lo hacen vía tradicional (analógica)

¿Tendrá algo que ver el aplazamiento del “apagón analógico” con el calendario de elecciones presidenciales y congresales, así como regionales, provinciales y municipales programadas para el 2021 y 2022 respectivamente?

Es indudable que los medios de comunicación y especialmente la televisión tienen hoy un poder extraordinario que ha venido en aumento. El filósofo austriaco Karl Popper, señalaba que la televisión ha “reemplazado a la voz de Dios”; como en Perú, donde el pensamiento crítico pareciera ser una excepción y se toma por verdades todo lo que se transmite en la pantalla chica. En este contexto, hoy en el Perú, ya no es necesario imponer contenidos gobiernistas o multiplicar los canales estatales, basta con dirigir la “publicidad estatal” según las necesidades del gobierno de turno. Así la publicidad millonaria colocada, podría llegar a servir de instrumento para condicionar la libertad de expresión de un programa o de todo un medio de comunicación. El guion saldría desde un escritorio gubernamental, mientras que un canal, en horario estelar un domingo a las 8 pm, es su ventrílocuo.

Queda entonces abierta la pregunta si tanto el Gobierno Peruano como los medios de comunicación tradicionales, los que hoy tienen el monopolio de la información, tienen un interés en ampliar la oferta de contenido y competir con otros canales o si por el contrario prefieren mantener centralizado esto e impedir el acceso a la información de diversas fuentes. Lo invito a la reflexión.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.