Las mejores y peores frases del encuentro Denegri-Hildrebrandt

608

El día miércoles 16 de diciembre se emitió la esperada entrevista para cuatro gatos de Marco Aurelio Denegri al reconocido periodista Cesar Hildebrandt y si bien careció de mayor publicidad esta tiene una peculiar importancia debido a que a pesar del pansexualismo freudiano de Denegri y a los razonamientos social-confusos de Hildebrandt, ambos siempre tienen cosas interesantes que decir, sobre todo si de la caja boba se trata.

Hasta el momento ya se han publicado otros artículos de las mismas características, pero, la originalidad de esta tercera radica en que no está escrita ni con la mano izquierda ni con la mano derecha, sino con la cabeza, tú me entiendes pe varón, así que ¡toma tu navidad!:

LAS MEJORES:

1.- (la televisión) se posesionó de la intimidad hogareña y la desplazó completamente, creo que toda nueva innovación tienen una serie de inconvenientes, no sólo son conveniencias las que trae…” (M. A. Denegri)

¡Exacto!, incluso Marco Aurelio recordaba que al llegar la televisión al comedor, cortó de plano las tradicionales tertulias de sobremesa que permitían acercar los vínculos familiares de forma distendida pero eficaz.

2.- “…se ha empobrecido la comunicación, se ha empobrecido la masa crítica de inteligencia en el Perú, se ha reducido considerablemente por muchas causas pero una causa, sin lugar a dudas, es la televisión y los paradigmas que vende, que produce y que recrea.” (C. Hildebrandt)

¡Oh sí!, estos paradigmas que son denunciados por el chato nos llevan a apuntar hacia el empresariado que es finalmente el estamento social que decide pragmática e irresponsablemente cuales son los contenidos. Si a estos liberales les plantean la disyuntiva entre programación formativa o rating a toda costa, sus respuestas casi siempre serán las mismas: ¡Show me the money”!

3.- “Hay una necesidad mundial de que la gente esté menos informada, menos lúcida. El capitalismo, con hipercríticos, no funciona; con críticos, funciona a medias. El capitalismo necesita anuencia, resignación y necesita mucha distracción” (C. Hildebrandt)

De acuerdo “chatanás”, pero no solo el capitalismo (neoliberal) sino también la otra cara de la misma moneda: el socialismo. Ambas ideologías, para poder asentarse en el poder, evitan al máximo las críticas (aquí la caviarada se cree intocable alucinándose la “reserva moral” del país) y necesitan mucha distracción (en los regímenes neoliberales las políticas culturales nunca son prioridad).

LAS PEORES:

1.- “Sartre decía que tal vez podamos curarnos de una neurosis, pero no podemos curarnos de nosotros mismos.” (M. A. Denegri)

Aaaaaay Marco Aurelio, típica evocación del materialista que siempre evidencia un profundo pesimismo antropológico. Sin una visión trascendente de las cosas, que permitir asumir el misterio del mal y dar sentido al dolor, sólo quedan la decepción y la angustia travestidas de esnobismo.

2.- “Debemos de dejar de tener esa autosuficiencia imbécil de creernos un país privilegiado, cuando somos un país mediocre.” (C. Hildebrandt)

Falacia de generalización. Este es el error más cometido por personas con egos henchidos y es que la altisonancia de la frase solo es un recurso retórico frente a un país privilegiado, en cuanto a recursos y posibilidades, y los peruanos mediocres no son un problema sino más bien un reto y oportunidad.

3.- “Solo algo nos puede salvar, y es que la extinción va a producir tal nivel de terror que es posible que ocurra una suerte de transformación sometida al miedo que es posiblemente la única transformación factible.” (C. Hildebrandt)

Esta frase ejemplifica a la perfección el drama del humanismo ateo. Ante la ceguera y la increencia en la vida después de la muerte solo queda la aniquilación. Como diría Henri de Lubac: “No es verdad que el hombre, aunque parezca decirlo algunas veces, no puede organizar la tierra sin Dios. Lo cierto es que, sin Dios no puede, en fin de cuentas, más que organizarla contra el hombre”

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.