[OPINIÓN] Las redes sociales: ¿Un retroceso en la productividad?

211

Me queda muy claro cuál fue la contribución al incremento de la productividad de la raza humana de la revolución industrial, la invención del automóvil, la bombilla y la mismísima internet. Hitos, la mayoría de ellos tecnológicos, que cambiaron la forma de vivir de las personas y la de producir de las empresas. Sin embargo, resulta que en medio de esta vorágine de nuevos aparatos, lenguajes y códigos, emergió una nueva propuesta de interacción social, la completa digitalización de la comunicación humana: Las redes sociales. Como va la cosa, éstas ya por lo menos se han ganando el “beneficio” de la corona de la excepción. Y es que no me queda muy claro aún el verdadero aporte de las redes sociales a la productividad del hombre.

Siendo algo ambicioso, me atrevería a sospechar que la productividad marginal de las redes sociales dentro de una ecuación Cobb-Douglas extendida, sería negativa. Disculpen el francés, es decir que si intentáramos medir el incremento de la producción proveniente del aporte de las redes sociales nos llevaríamos una ingrata sorpresa. Claro que la primera pregunta que habría que hacerse es y ¿Por qué decidiste que las redes sociales sean un factor de la producción? Desde mi punto de vista la respuesta es muy simple, casi todos los trabajadores las usan durante sus jornadas laborales.

En la súper simplificación de los únicos dos factores de producción, capital y trabajo, imaginemos a un agricultor subido en su tractor cumpliendo con su habitual jornada. Resulta que ahora este trabajador hace funcionar el tractor con la mano izquierda y con la derecha le da like a uno de esos videos de cámaras escondidas chinas mientras se mata de la risa junto conmigo, que también le acabo de dar like al mismo tiempo que escribía esta columna. Sin duda este señor la ha pasado mejor en su tractor que antes de la llegada de las redes sociales, pero estemos seguros que de una u otra forma ese día habrá producido algo menos que antes y yo me habré tardado algo más en terminar de escribir. (Basado en ésto creo que al menos es justo proponer, luego del arribo de las redes sociales, la revisión del nombre Smartphone por algo que no suene tan evidentemente errado, algo así como Lazyphone)

Innumerables estudios han llegado a la misma conclusión: El ser humano es mucho mas productivo cuando hace una sola cosa a la vez en vez de pretender hacerlo todo al mismo tiempo. Peor aún si esas otras tareas que las redes sociales nos “imponen” son completamente banales. No me malentiendan, las redes sociales son una realidad y ya son parte de toda una nueva generación que ha prácticamente nacido en Facebook y Twitter. Sin embargo no podemos soslayar el hecho de que esta tecnología del entretenimiento ha invadido las áreas de trabajo como nunca pudo ninguna otra, ¿o acaso nos permiten ver televisión o jugar al Playstation en el trabajo? Evidentemente no, pero sí nos permiten tener acceso total a las redes sociales, y claro ¿qué van a hacer, quitarnos el teléfono?

A manera de consejo, y apunto yo también para no olvidarlo, seamos juiciosos con el uso de esta tecnología. No permitamos que afecte negativamente nuestro rendimiento. Encontremos el lugar que le corresponde. Hasta ahora no he visto a una sola persona jugar un partido de futbol mientras postea algo en el Facebook (y la verdad que felizmente es así, no me imagino a nuestra Selección con un problema de distracción adicional). Durante el trabajo debemos apartar el smartphone de nuestro alcance, apagado, no en vibrador, apagado (hasta el vibrador distrae). Hagamos la prueba, no nos vamos a perder nada por tardar un par de horas en responder. Vuelve a prender el aparato al salir a un break en el trabajo.

Usa las redes sociales como un distractor y a esta columna como una forma de preservar tu trabajo por más tiempo.