Lavando la cara de Pedro, por Carlos San Román

"Hoy si tengo claro que Perú Libre tiene un plan. Ese plan es destruir al Perú. Somos ya 40% que estamos luchando para que eso no suceda".

1.847

A falta de 20 días para la segunda vuelta electoral era de esperar que el candidato radical de hiper extrema izquierda, Pedro Castillo, intentara lavarse la cara. Una lavada y un poco de maquillaje lo podrían hacer parecer menos radical de lo que es. Podría alejarlo de la sombra malévola de Vladimir Cerrón, quien parece ser el diablo encarnado. La idea es llevarlo un poco al medio para engañar a los incautos y para dar tranquilidad a ese 15% de electores que, odiando a Keiko Fujimori parecen también odiar al país, al ejercer su libertad votando en blanco o viciado.

En varias ocasiones el candidato Pedro Castillo ha dicho que él será presidente y que Vladimir Cerrón nada tiene que ver. Entonces propongo hacer un ejercicio absolutamente imaginario; saquemos de la ecuación al Sr. Cerrón. Digo que es imaginario porque soy un convencido de que Vladimir Cerrón es y será “la mano que mece la cuna”.

Sin Cerrón, ¿es Pedro menos malo ahora? ¿es Pedro menos radical? ¿será Pedro acaso un Ollanta 2 (que fue muy malo, por cierto)?  La respuesta en todos los casos es NO.  No es menos malo, no es menos radical y ni siquiera sería un Ollanta 2.

Me atrevo a afirmar esto por lo siguiente:

  1. El Sr. Pedro Castillo, por más que lo niegue mil y una vez, tiene nexos políticos y económicos directos con el MOVADEF (Sendero Luminoso para los amigos del terror); esto según documentos propios de dicho movimiento. El MOVADEF no solo ha financiado al Sr. Castillo desde hace muchos años para sus peleas sindicales, sino que hasta comparten himnos de lucha radical.
  2. El Sr. Pedro Castillo, con su propia boca aún no lavada, promueve la nacionalización (expropiación) de las empresas mineras, de energía, de logística (líneas aéreas, puertos, etc.), y otras. Las terribles consecuencias económicas y sociales de una aventura así son ya conocidas.
  3. El Sr. Pedro Castillo, según su renovado “Plan de Gobierno – Perú al Bicentenario sin Corrupción”, en su tercer eje guía propone la Segunda Reforma Agraria. Para quienes sepan qué pasó con la primera reforma agraria, esto debería ser más que suficiente para no votar por él e inclusive votar por Keiko.  El resto del plan es una barbaridad populista en el mejor de los casos y una amenaza al desarrollo del país.
  4. La candidata a la primera vicepresidente de Perú Libre, Dina Boluarte, ha dicho textualmente a los empresarios: “…ya Uds. han ganado bastante…”. Y si las empresas no están dispuestas a la nueva forma de retribuir (70% para el Estado según lo que dijo Pedro Castillo), “…si gustan se puede retirar, ya vendrán otros…

Podría enumerar muchos más motivos como sustento de mi afirmación respecto a que Pedro Castillo sin Vladimir Cerrón, seguiría siendo igual de malo. Si Vladimir Cerrón es el Diablo, Pedro Castillo es “tan solo” peor que Nicolás Maduro y Evo Morales juntos.

Hoy si tengo claro que Perú Libre tiene un plan. Ese plan es destruir al Perú. Somos ya 40% que estamos luchando para que eso no suceda.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.