Liberia fue declarado país libre de ébola

628

Liberia fue declarado hoy (sábado) el primer país libre del ébola (tras las noticias de esta enfermedad el 2014 en África) ello fue dicho por la Organización Mundial de la Salud (OMS), al cumplirse 42 días desde que la última persona infectada murió y no se hayan detectado nuevos casos.

Pero la OMS mantendrá personal de control y de apoyo hasta el final del 2015 en tareas de vigilancia y recuperación de los servicios de salud.

El brote dado en Liberia ha acabado”, dice la OMS. Hay que señalar que en Liberia se registraron 10.322 infectados por el virus, de los que 4.608 murieron, lo que lo convierte al país en el que más personas fallecieron de los tres más afectados por la epidemia.

El último caso fue el de una mujer de los alrededores de Monrovia que desarrolló los síntomas el 20 de marzo y murió siete días después, pero la fuente de su contagio es desconocida.

Las 332 personas que estuvieron en contacto con ella y que por lo tanto podían haberse infectado fueron identificados y vigilados durante 21 días (el máximo periodo de incubación del virus) y ninguno desarrolló los síntomas.

Durante las siguientes semanas, la vigilancia epidemiológica continuó pero no se ha detectado ningún nuevo caso en los últimos 42 días (el doble del periodo de incubación) por lo que el país ha podido ser declarado este sábado “libre de ébola”.

Aunque los médicos, doctoras y enfermeras nunca dejaron de tratar a los pacientes, incluso en las ocasiones en el que el material de protección no fue el adecuado”, afirma el comunicado de la OMS.

En total, 375 representantes del personal sanitario de Liberia se infectaron y 189 perdieron su vida al tratar a los pacientes sin usar las medidas de protección adecuadas. “Mientras la OMS está segura de que Liberia ha interrumpido la transmisión, la epidemia persiste en Guinea Conakri y en Sierra Leona, por lo que existe un gran riesgo de que personas infectadas en esos países ingresen en Liberia a través de las porosas fronteras”, alerta la OMS.