Líder Débil País Débil, por Erik Suarez

«Desde la victoria del presidente Biden, el precio del petróleo se ha disparado en el último año debido a una inflación histórica en el país norteamericano. Después, la crisis del COVID-19 y la baja producción de petróleo (…) han empujado al presidente Biden entre la espada y la pared».

1.129

La guerra entre Rusia y Ucrania ha causado desestabilización en la comunidad internacional. En los últimos días hemos visto caídas importantes en los mercados financieros, el comercio y tensión alta entre las naciones occidentales. Es de esperarse que, en tiempos difíciles, los diferentes países hagan acuerdos y tratados con el propósito de mantenerse relativamente estables ante los efectos económicos y políticos mundiales que genera una guerra de esta magnitud. Sin embargo, algo que no era de esperarse fue la reciente negociación de los Estados Unidos con el régimen en Venezuela.

El día 5 de marzo del 2022, el periódico estadounidense New York Times informó la intención del presidente Joe Biden de enviar una delegación diplomática a Venezuela a negociar por petróleo a cambio de liberar sanciones al régimen venezolano. Este acercamiento se debe a la creciente alza del precio de petróleo en los Estados Unidos.

Desde la victoria del presidente Biden, el precio del petróleo se ha disparado en el último año debido a una inflación histórica en el país norteamericano. Después, la crisis del COVID-19 y el alto gasto público que esta conllevó, agregado a una gran caída de la producción de petróleo – debido a la guerra de Rusia y Ucrania –  han sido las causas que han empujado al presidente Biden entre la espada y la pared. Con las elecciones de mitad de mandato en camino, el panorama electoral de los Demócratas y Biden se ve oscuro.

Debido a esta situación y crisis de precios, Biden ha optado por tratar de incrementar la oferta de petróleo de su país comprándole al régimen de Venezuela. Sin embargo, la imagen que da al hacer esto lo ha puesto en una situación peor de la que anticipó.

En los últimos días, representantes y senadores de ambos partidos han salido a dar reclamaciones en oposición a la acción diplomática de Biden, y con mucha razón. Venezuela, siendo un aliado cercano de Vladimir Putin, seguiría enviando las ganancias de petróleo comprado por EE. UU. a Rusia y, a su vez, financiar su propio programa militar con el que ha reprimido a los venezolanos por más de dos décadas. Además, es importante recordar que una de las primeras acciones del gobierno de Biden fue cancelar la construcción de la tubería de “Keystone” la cual tenia como objetivo hacer a los EE. UU. independiente energéticamente de países extranjeros, lo cual hoy vemos el costo que le trajo al país.

¿Pero por qué Biden ha tomado este continuo camino de malas decisiones tanto políticas como económicas? La respuesta para muchos está en su poca capacidad de enfrentarse a las ideas progresistas que hoy infectan al partido Demócrata. Muchas de las decisiones de Biden han sido influenciadas en gran parte por el movimiento progresista, desde la cancelación de la tubería “Keystone” hasta la terrible forma de retirarse de Afganistán, y hoy el completo desastre de no querer incrementar la producción de crudo local sino depender de una de las dictaduras más crueles del continente.

En conclusión, podemos ver que, en solo dos años de gobierno, la situación geopolítica del planeta se ha desestabilizado en gran parte por la debilidad que el presidente Biden ha llevado consigo a la casa blanca. Soy de la escuela ideológica que cree que cuando los Estados Unidos son débiles, el mundo entra en caos. Y mientras las negociaciones se mantienen entre los Estados Unidos y Venezuela, nos damos cuenta de que Biden ha preferido vender los sueños de libertad, la justicia a los muertos y torturados, y la esperanza del pueblo venezolano por los precios del petróleo en su país. No cabe duda de que la actual administración no representa los valores fundadores del país norteamericano y cada vez más cede terreno a que las dictaduras del mundo hagan lo que quieran.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.