«Lloré por los hermanos indígenas que murieron», cuenta testigo del Baguazo

848

Cada 5 de junio se recuerda el Baguazo, aquél lamentable enfrentamiento entre las fuerzas del orden y comunidades indígenas en la llamada «Curva del Diablo», y del cual murieron 33 civiles y policías, además de la desaparición del mayor PNP, Felipe Bazán. Han pasado seis años de una acción policial frente a una protesta de ciudadanos nativos que no aceptaron los mandatos del gobierno de Alan García, los cuales afectaban íntegramente sus derechos.

La hermana Maria del Carmen Gómez, monja cuya comunidad lleva más de 40 años realizando obras en la zona de Imaza, es integrante de la comisión investigadora del ejecutivo sobre el Baguazo, y declaró este viernes en una radio local que «no hay claridad de lo que significó este terrible conflicto, donde las víctimas principales son 34 ciudadanos nuestros, entre policías y civiles, cuyos familiares y el Perú lloramos por sus muertes».

La hermana Gomez, quien asegura haber estado en la Curva del Diablo el mismo día en que sucedieron los lamentables sucesos, exhortó a la opinión pública que «ahora con la situacion de tia maria, que no nos vuelva a pasar como Bagua. Lo que quedó en la conciencia de todo peruano es que allí sucedió algo que no debía suceder.

Cabe recordar que el procedimiento post-baguazo se realizaron cuatro mesas de diálogo, de las cuales surgieron las comisiones investigadoras y, de manera especial, la comisión que promovió la polémica Ley de Consulta Previa. En la actualidad, la hermana Maria del Carmen denuncia que «no puede ser que solamente se apliquen responsabilidades a los indígenas por hechos luctuosos del baguazo y los responables del operativo estén libres de polvo y paja».

Un documental realiza un recorrido por los hechos acontecidos en Bagua, en el 2009. Puede visualizarlo a continuación: