Los cachorros de Orellana y Escobar frutos de la “magia”

841

Tal vez estas serían las palabras de un hijo convencido de la grandeza de su padre:

“Papá, gracias por haberme criado dentro de una maravillosa familia de bien, estoy muy feliz y orgulloso de ti papito, siempre te voy a querer y cuidar en las buenas y en las malas, tal como tú me cuidabas de niño, te prometo que siempre defenderé tu legado, mi apellido”.

¿Cuáles son las palabras de Rodolfo Orellana y Pablo Escobar, juniors, a sus padres, del primero preso y del otro muerto?

Tras la captura de Papá Rodolfo Orellana Rengifo, la semana pasada se presento en un programa dominical Rodolfo Orellana Jr. de 19 años estudiante de Derecho, quien en todo momento defendió la inocencia de su padre, “defenderé la inocencia de mi padre hasta las últimas consecuencias, mi padre es inocente, no ha cometido delitos, de eso estoy seguro cien por ciento, después de 5 años de juicio no hay pruebas contra él. Los periodistas difamaban a mi padre sin tener pruebas, por eso los querello”. Ante la constante agresividad del joven Orellana en sus expresiones, el periodista le refirió que se parecía a su padre (a quien había visto en una entrevista) porque tenía mucha soberbia, pidiéndole que se calmara, pero este respondió, “yo no puedo tranquilizarme porque se trata de mi padre; por lo tanto, lo que me estás pidiendo no es humano”. En otro momento el joven refirió que todos dicen que su padre sobornó y compró jueces cosa que es mentira porque nadie puede ser dueño del poder judicial, y ante la pregunta del periodista si no tiene miedo de los testigos que podrían aparecer e incriminar a su padre, respondió, “no tengo miedo porque creo en la inocencia de mi padre no hay prueba que lo incriminara”, refirió también que él en comparación a otros entrevistados hablaba con papeles. También retó a la fiscal Marita Barreto encargada del caso a que muestre las pruebas que involucran a su padre con supuestos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir. “La reto también a la fiscal que venga a un set televisivo y se enfrente conmigo y que me enseñe las pruebas si es que existen», dijo en RPP.

Insistió, que su padre decidió no entregarse a la justicia voluntariamente por que no existían las garantías del debido proceso y que los tres poderes del Estado adelantaban opinión públicamente sobre el caso. «Un mes antes de la orden de detención tenemos un ministro que sale a decir que mi padre es el más grande mafioso del Perú; tenemos al presidente del Poder Judicial que dice que mi papa tiene una red adentro del Poder Judicial; tenemos al Fiscal de la Nación, Ramos Heredia, que dice que él ha descubierto la red», Asimismo, indicó que el presidente Ollanta Humala y el congresista Víctor Andrés García Belaunde, también se refirieron a su padre con el mismo ánimo sentencioso.

Señalando finalmente que hay una persecución mediática y política contra su progenitor, y que se han difundido falsedades sobre las actividades de su padre.

Estimados lectores no se molesten por lo que voy a decir, Orellana Jr. quien defiende la inocencia de su padre tras la “persecución” de los tres poderes del Estado, tiene razón cuando dice que su padre es inocente, por favor por un momento pongámonos en el zapato de este muchacho de 19 años al que seguro muchos vimos presentarse en el programa de Tv, soberbio y mal educado que apabullaba al periodista quien en esa ocasión se mostraba tolerante.

De seguro que todos o la gran mayoría tenemos la imagen de un padre más o menos parecido a Charles Ingalls de la serie ochentera La Familia Ingalls, hombre con marcado fervor cristiano, decente, justiciero y trabajador, pero de pronto te dicen que tu padre es de lo peor, el diablo en persona, qué harías, es la pregunta, la respuesta queda en tu mente.

Pero, por qué digo que Orellana Rengifo es inocente, la ventaja de tener un hijo que estudia Derecho es que fácilmente acudirá a las fuentes del Derecho mismo: El artículo 2°.24. e) de la Constitución Política configura a la presunción o, mejor dicho, estado de inocencia, como un derecho fundamental. Así lo señala: “Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personales. En consecuencia, toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad”. No olvidemos, el hecho que una persona esta presa preventivamente, no se le puede declarar culpable o inocente mientras no haya una resolución firme firmada por un juez que demuestre su culpabilidad, claro eso después de un debido proceso. Por lo tanto mientras dure la investigación Orellana papá es todavía inocente, tal como lo defiende su hijo. No nos olvidemos que días atrás varios que purgaban prisión preventiva hoy están llevando sus procesos en libertad, como lo señalé en un artículo anterior.

Juan Sebastián Marroquín, es el nombre que adoptó Juan Pablo Escobar hijo del narco colombiano Pablo Escobar, quien creó un gigantesco cartel de la droga, amasó una gran fortuna que manejaba en efectivo, sin cheques ni rastros financieros, y dirigió una impresionante red criminal. Pablo Escobar Jr, cuenta que apenas tenía siete años cuando terminó su infancia feliz, cuenta que a su padre le entusiasmaba jactarse de crear redes del narcotráfico, para ello se valió de militares cubanos, del Gobierno sandinista e incluso del dictador panameño el general Noriega a quien le entregó cinco millones de dólares para que le permitiera operar en Panamá; pero cuando se enteró de que Noriega lo iba a traicionar, lo amenaza de muerte. Asimismo, cuenta que su padre financió a las guerrillas y que introducía droga a Miami sin ningún tipo de ocultamiento gracias a agentes de la DEA corruptos. “Mi padre Era dueño de una ideología, la del dinero a la cual todos eran afines por mucho que fueran de derecha o izquierda, yo nací y crecí en ese contexto, sus amigos eran los peores bandidos y criminales que ha conocido la historia de este país, en el colegio la mayoría de los padres de familia no permitían que sus hijos se acercaran a mí”. En el recreo me la pasaba solo con los guardias de mi padre. Finalmente Juan Pablo, dice: «el narcotráfico nunca es un buen negocio porque termina quitando todo, desde los afectos hasta la libertad y la propia vida». Esto es parte del resumen de su reciente libro “Pablo Escobar: Mi Padre”.

Juan Pablo Escobar, refiere públicamente que no se siente orgulloso de su padre, pero si nos damos cuenta, fiel al estilo comercial de su padre, observaremos que ha montado empresas de moda donde la principal imagen es papá Escobar y a escrito libros sobre las hazañas de este en los 80.

Hoy ambas criaturas que han vivido su infancia y juventud de lujo y opulencia gracias a la MAGIA de sus padres, hoy son personas que tienen que vivir en medio del odio y el rechazo público.

La pregunta para todos estimados lectores es la siguiente: ¿será correcta que los hijos paguen o sean juzgados por la sociedad, por los errores o delitos cometidos por sus padres?

La historia continua, Laurence Bergreen biógrafo de Al Capone, presenta pruebas de que el tan temido mafioso, inmortalizado en películas como Scarface, no era como el padrino del legendario filme sobre la mafia, sino un hombre complejo que solía ser también generoso y compasivo que compartió su fortuna mal habida durante la crisis de la década de 1930 en EE.UU, financió un comedor de beneficencia Capone, fundó el imperio criminal de 100 millones de dólares al año, y nunca fue enjuiciado por ninguno de los delitos que cometió como hampón, y terminó siendo juzgado por evasión fiscal y cumplió ocho años de prisión en Alcatraz, en las costas de San Francisco, tras recuperar su libertad, se retiró a su villa de Florida, donde murió en 1947. Bergreen, refiere que Capone era considerado una especie de Flautista de Hamelín, ya que les compraba vestidos y caramelos a todos los niños. Por otro lado, Pablo Escobar Gaviria quien contó con la cooperación de parte de la sociedad quienes lo veían como una suerte de ‘Robin Hood’; al igual que a Al Capone que pese a su abultado historial delictivo solo fue arrestado por evasión de impuestos, Escobar solo conoció una condena en sus 44 años de vida, por un delito de contrabando. El terror que sembró en el país terminó cuando un comando de la IV Brigada de Medellín y de la Policía lo ultimó sobre el techo de una casa en el barrio Los Olivos, Medellín.

La filósofa alemana Hannah Arendt acuñó el concepto de la “banalidad del mal”, en el que sostenía que El Mal, para entronizarse en una sociedad, suele contar con la cooperación de todo un engranaje de seres humanos, muchos de los cuales ni siquiera tienen conciencia, o desarrollan mecanismos psicológicos para no tenerla, de estar trabajando en favor de un proyecto criminal.

Debemos decir que los actos de caridad y generosidad, de Pablo y Capone, jamás podrán borrar la imagen de asesinos despiadados que fueron.

Finalmente no sabemos cuál será el libro que describa a Rodolfo Orellana (Ángel o demonio), quien de seguro lo escribirá Orellana junior. ¿Sera al estilo siciliano o a la de San Jacinto de cerro el pino, sin código? Esperaremos, muy pronto sale calientita cocherita, como diría un recordado periodista deportivo.


[1] https://lucidez.pe/noticias/Comparecencia-Anunciada