Los errores del Apra (II), por Ralph Sanchez

348

Con el mejor de los aprecios, tengo a bien dirigirme a mi gran amigo y compañero de aulas universitarias, quien intentó responder algunas interrogantes planteadas en mi artículo titulado “Los Errores del APRA”. Primero lean la primera parte de este artículo aquí y luego vean lo que me respondió aquí. Ahora sí, solo debo recordarle algunos  aspectos importantes. Aquí va mi derecho a réplica:

  • La corrupción en nuestro país no puede ser considerado como un tema “trillado” y por lo tanto, un tópico inadvertido e intrascendente. ¡Excúsenme compañeros!, pero no basta una disculpa de Don Alán García, ni tampoco basta decir que ya mucho se ha hablado del tema. La corrupción es un delito, y la pena es la cárcel. NUNCA LO OLVIDEN
  • ¿Cómo jactarse de haber reducido la pobreza, si según informes de Contralaría General de la República, la corrupción en el Perú generó anualmente pérdidas por 10.000 millones de soles (unos 3.500 millones de dólares), lo que representa el 2% del Producto Bruto Interno? ¿Realmente debemos felicitar al Partido de la Estrella? Lo dudo.
  • Sobre los Tribunales de Ética y Disciplina del Partido, sería pertinente que el autor nos diga qué casos han sido efectivamente sancionados, porque hasta donde sabemos los pocos apristas presos, no han sido sancionados internamente por los fueros partidarios. Por el contrario, la Estrella ha sido sumamente obsecuente, y para muestra un botón:d
  • Por otro lado, al Aprismo nunca lo di por muerto, por el contrario me parece que está más vivo, y sí reconozco que existe gente muy valiosa que está tratando de construir y fortalecer al Partido desde la academia y desde la dirigencia de base. Sin embargo, critico que personas de enorme valía, hoy sean condescendientes con un Partido, que considero secuestrado en las más altas esferas.
  • Finalmente, debo decirle a mi querido amigo, que para comulgar primero hay que confesarse. Después de ello, créame que hasta feliz nos vemos en el altar; eso sí, con un Partido liderado con profesionales de su talante y probidad.