Los jóvenes a la lucha: 26 de enero, por Federico Prieto Celi

156

En medio de una turbulencia democrático-fáctica, con perdón, se ha convocado a elecciones parlamentarias para el 26 de enero del próximo año. Los partidos políticos tendrán que cumplir con presentar ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales, una conducta individual y partidaria de pleno cumplimiento de las normas constitucionales, legales y reglamentarias sobre la renovación de su vigencia o constitución y reconocimiento de los mismos, la organización de su estructura, el alcance nacional con presencia en numerosas regiones, el acatamiento estricto de la llamada democracia interna en la elección de sus directivos y candidatos, la escrupulosa recolección de fondos mediante kermeses, colectas, donativos, aportes, subvenciones y demás tipo de entrega de dinero, incluyendo el dinero contante y sonante que venga de Caracas, señalar la condición de los afiliados (militantes apristas, por ejemplo) y simpatizantes (apristones, por ejemplo) e independientes.

El honrado patriota que quiera intervenir en la vida política debe cuidarse de no ser acusado de sospechoso de hipotético crimen, enriqueciendo la ya larga lista de políticos peruanos que pugnan por ir a la cárcel por haber delinquido al donar dos soles cincuenta a su partido sin pedir factura o festinar el lugar que le corresponde en la lista de candidatos mediante generoso donativo al partido de marras.

Debido a que los 130 congresistas actuales no podrán repetir el plato (sin carnet democrático, secretaria ni chofer) el activismo entre los nuevos aspirantes a candidatos debe iniciarse ya, con el fin de tener a tiempo una Hoja de Vida limpia de toda arruga, lo que exige una revisión detenida de cada paso, desde la partida de nacimiento, la matricula en el nido, primaria, secundaria, superior y universidad. Certificados de trabajo y de buena conducta. Pago de multas por infracciones de tránsito. Constancia de no haber plagiado libros completos o parciales, ni haber copiado en los exámenes a lo largo de todos los estudios. Revisar el árbol genealógico, no vaya a ser que el padrino de bautizo o confirmación haya tenido o tenga algo que ver con  la justicia, tanto como acusado o como juez o fiscal, que ahora prácticamente da lo mismo. No digamos en lo que se refiere al ideario programático del partido, donde debe haber identificación plena, y no contradicción manifiesta con antiguas declaraciones, artículos, estudios, clases universitarias o nombramiento en puestos públicos de gobiernos adversos al suyo.

Obviamente, tanto las normas legales a cumplir como los datos a poner en el currículo vitae solo deben cumplirse en los partidos democráticos. Los miembros marxistas de los partidos de izquierda ya se las arreglarán para hacer de su capa un sayo, como decían nuestros abuelos, para saltarse las reglas a la torera, como se comenta en Acho, de tal manera que perro, gato y pericote se unan en un solo partido ‘progresista’ que gané la partida por goleada. Porque, no se olviden, estamos en el Perú. Y en el Perú de Vizcarra.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.