Los peruanos sí podemos, por Edwar Diaz

1.176

Con el mismo despliegue de imponentes muestras artísticas, musicales, lumínicas y culturales que el mundo presenció en las ceremonias de inauguración y clausura de los juegos Panamericanos Lima 2019, y con la misma cantidad de personas gritando “Perú”, hace unos días se llevó a cabo la inauguración de los juegos Parapanamericanos Lima 2019. En este evento, nuestra delegación de para atletas no solo fue la más animada, sino también la más ovacionada por todo el Estadio Nacional.

A la fecha, nuestros representantes en las diversas disciplinas de para atletismo nos han enorgullecido con las siete primeras medallas obtenidas y, con seguridad, podemos afirmar que vendrán muchas más. Fue Rosbil Guillén quien obtuvo la primera medalla de oro para nuestro país en la categoría de 1500 metros para atletas con discapacidad visual.

Los juegos Parapanamericanos no son solo una oportunidad para que los peruanos demostremos que somos capaces de organizar eventos de talla mundial, sino también, la ocasión para poner en la agenda nacional la situación de los peruanos que tienen alguna discapacidad.

Hace poco, el alcalde de Lima Jorge Muñoz aceptó el reto “Ponte en mi silla” lanzado por la deportista peruana Pilar Jaúregui. Aquella vez, los limeños pudimos apreciar que no existen suficientes rampas de acceso para las personas que se desplazan en silla de ruedas y que, donde las hay, estas no tienen un adecuado ángulo de elevación que facilite el ascenso.

Diversas metrópolis del mundo cuentan con normas de accesibilidad universal que establecen los criterios y especificaciones técnicas para que los espacios públicos y de atención a los ciudadanos sean accesibles y puedan ser utilizados por todos, sin ninguna distinción. Lima es todavía una ciudad con carencias de infraestructura adaptada para personas con discapacidad. No contamos en toda la capital con semáforos sonoros, veredas con alto relieve, señalización en braile, rampas de acceso y mensajes en lenguaje de señas con los que sí cuentan las ciudades del primer mundo.

Para superar estas deficiencias, la actual gestión del alcalde Muñoz ha propuesto una ordenanza de accesibilidad universal que tiene como finalidad e establecer las condiciones para lograr la adecuación gradual de la infraestructura urbana pública y privada, a efectos de que esta sea accesible para todos. En concordancia con la Ley General de la Persona con Discapacidad esta norma es sometida a consulta previa antes de su aprobación, por lo que en este momento es materia de revisión por parte de los grupos vinculados con su aplicación, para luego ser elevada al Concejo Metropolitano para su aprobación

Sin duda hay mucho trabajo por hacer para transformar Lima en una ciudad accesible para todos. El camino es largo, pero ya hemos empezado a andar. Los logros dependerán no solo de las acciones que realicen las entidades estatales, sino también del compromiso de todos los ciudadanos de respetar los espacios públicos y mejorar los privados.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.