Los ‘rocones’ del Ejecutivo

303

Parece que el Ejecutivo tiene serios problemas de masoquismo, les gusta sufrir, les apasiona ser desatinados. Eso o sus cerebros han llegado cansados al último ruedo de Ollanta Humala en el gobierno y ahora operan guiados por el tedio y el aburrimiento. Eso o el pedido de ‘facultades’ tiene una carga especial.

¿Qué estaba pensando Cateriano y compañía al pedir más ‘facultades’? Parece que Ollanta y su equipo no aprendieron nada de la censura a Ana Jara. El Congreso está en guerra con el Ejecutivo y este solo le ha dado el voto de confianza al Premier porque no le quedaba otra y que este último aproveche la oportunidad para pedir más ‘facultades’ es ridículo. Es casi como un adolescente que ha sido castigado por sus padres pidiendo más propina una vez que le levantan el castigo.

¿Hay una intención oculta detrás de esto? Viniendo de Ollanta Humala, un tipo que ha demostrado a lo largo de su carrera política poco disposición democrática, no me sorprendería que estuviera sembrando una excusa para disolver el Congreso más adelante: ‘Si no nos dan más poder, no me están dejando gobernar, como no me dejan gobernar me los tumbo’, al buen estilo de Fujimori.

¿Le parece traído de los pelos? A mi no, basta con ver la evidente amenaza lanzada el día de ayer por Fredy Otárola dejando entender que el Congreso podría cerrarse si no le da facultades al Ejecutivo ¿Qué modelo usaría para lograr eso? Sabrá Dios. Aparte no nos va a decir Ollanta Humala que no le encanta la idea de ser un líder dictatorial, lo lleva en la sangre y cumpliría con el sueño familiar.

Pedro Cateriano, aparentemente tutelado por Luis Castañeda, ha colocado grades rocas en el Congreso que han remecido la marea política ¿Cómo terminará esta historia? Habrá que esperar pero hay que agarrarnos fuerte.