Los Rolling Stones invaden Cuba, por Óscar Segura

1.482

El anuncio hace algunos días de que la banda británica The Rolling Stones tocará gratuitamente en La Habana, Cuba, no sólo fue una buena noticia para los fans del grupo,  sino un hecho histórico que tiene como telón de fondo los cambios por los que atraviesa la isla en los últimos años.

LEA TAMBIÉN: The Rolling Stones darán concierto gratuito en Cuba

La visita de la banda británica será el gran símbolo hacia el mundo de que el “gobierno” de Raúl Castro se flexibiliza. Vale recordar que hasta la década de los ochenta escuchar a Los Rolling Stones o Los Beatles era considerado como alienante, contrarrevolucionario y casi un delito para la mayoría de jóvenes. El régimen tenía razones para odiar a Mick Jagger y a los suyos pues su música era la máxima expresión del hedonismo, la rebeldía y el individualismo, valores totalmente opuestos a la revolución cubana que planteaba ciudadanos disciplinados, con valores colectivos y firmes ante cualquier seducción del “Imperio”.

Por ello, el concierto será todo un acontecimiento para Cuba y el mundo, y volverá a resurgir la pregunta si es que esta permisibilidad traerá algún tipo de flexibilización política o de derechos civiles. Habría que partir que desde que Raúl Castro asumió el poder en Cuba lo hizo con una mirada más pragmática y levantando ciertas restricciones a los ciudadanos, asumió que la mayoría de cubanos estuvieron evitando las prohibiciones durante años.

LEA TAMBIÉN: La historia de la famosa lengua de los Rolling Stones

Por otro lado,  hay que considerar que el gobernante cubano es un personaje muy astuto que se está moviendo al son de los tiempos. Vale recordar que el concierto la banda británica se realizará días después de la histórica visita del presidente norteamericano, Barack Obama.

Como se ha visto, desde que se anunció el año pasado la restitución de las relaciones entre Washington y La Habana el tono de confrontación ha descendido y el discurso ahora es el de la reconciliación, por ello el que uno de los grupos más populares del mundo se presente en La Habana sería la mejor banda sonora para esta etapa de acercamiento.

LEA TAMBIÉN: El embargo contra Cuba, un rezago de la historia, por Oscar Segura

Hay que recordar aquel gran momento cuando la banda Pink Floyd tocó en lo que quedaba del Muro de Berlín en 1990. Un momento memorable con el que se cerró una etapa oscura de historia.Así, si el Muro de Berlín se cayó ante la sorpresa de los propios alemanes, el gobierno cubano no dejará nada al azar  y será él quien administre la apertura para de paso ganar la adhesión popular.

El método no es nuevo, el gran referente es China que adoptó el capitalismo lo que ha generado una nueva sociedad más individualista y libre en apariencia aunque siga existiendo un régimen autoritario.

Así, la estrategia de Raúl Castro es la de ponerse al son de los tiempos que se viven  y convertir el concierto de Los Rolling Stones en un emblema de que Cuba es culturalmente una sociedad abierta, aunque siga siendo una dictadura de partido único.