Luz roja para una Costa Verde, por Edwar Diaz

210

El acantilado que recorre nuestra capital, desde Chorrillos hasta Magdalena, constituye no solamente uno de los atractivos turísticos naturales de la ciudad, punto de encuentro de interacción social y espacio para la práctica del parapente, sino también un riesgo que las autoridades locales deben monitorear constantemente a efectos de salvaguardar la vida de todos los ciudadanos que se desplazan, tanto en su parte alta, como por la vía costanera ubicada en sus faldas.

Durante años, a fin de aprovechar la hermosa vista que se proyecta desde ahí, lo cual se traduce en mayores ganancias económicas, diversos proyectos inmobiliarios y construcciones se han realizado en el borde superior del acantilado. Sin embargo, el desarrollo urbanístico de Lima Metropolitana debe estar concordado con políticas de prevención de desastres, que tomen en cuenta que la Costa Verde puede convertirse en un espacio de riesgo de deslizamientos, debido a la propia humedad de la zona y a la proveniente de los riegos de la parte superior, todo lo cual se agrava por la característica sísmica de nuestra ciudad.

Para proteger a la población y evitar desastres, el Concejo Metropolitano de Lima emitió la Ordenanza N° 2184, con la finalidad de precisar que la intangibilidad de la Costa Verde también abarca la plataforma superior del acantilado y no solamente la parte inferior y la pendiente. Se estableció, para los distritos que no cuenten con estudio de microzonificación sísmica, una franja de 120 metros comprendidos desde el borde, dentro de la cual se prohíbe la emisión de certificados de zonificación, de parámetros urbanísticos, licencias de habilitación urbana y edificación, edificaciones nuevas y ampliaciones. En los distritos que sí se cuente con dicho estudio se aplica el metraje que se determine en el mismo.

La ordenanza goza de constitucionalidad, pues prioriza el derecho a la vida de las personas por sobre cualquier derecho económico; y tiene por finalidad mantener el statu quo de la Costa Verde, sin perjudicar a las construcciones ya efectuadas, con la finalidad de evitar que nuevas edificaciones puedan causar una tragedia con víctimas mortales.

A esta medida de índole legal, se han sumado acciones realizadas por parte de la Municipalidad de Lima, tales como la colocación de geomallas a lo largo de la Costa Verde, así como el estudio de suelos que realiza el Instituto Geofísico del Perú. Se encuentra pendiente, la ampliación por 60 días más del estado de emergencia declarado con Decreto Supremo N° 161-2019-PCM.

En el marco Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD), creado mediante Ley N° 29664, corresponde que las entidades de todos los niveles de gobierno intervengan para evitar desastres, pero también es necesario que nosotros, como ciudadanos, tomemos conciencia acerca de nuestra propia seguridad. Defensa Civil somos todos.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.