¿Masivas violaciones en Huánuco y nadie se dio cuenta?, por Ana Jara

369

Cómo es posible que a vista y paciencia de la propia Policía Nacional a la que pertenece el bautizado “Monstruo de Huánuco” PNP Carlos Eduardo Tumes López, haya con total impunidad violentado sexualmente a más de 100 menores de edad, según acusación del Ministerio Público de esa ciudad.

Este caso ha remecido a la opinión pública por el grado de descomposición de miembros de la Institución creada precisamente para prestar protección y ayuda a las personas, la PNP, porque es evidente que este sujeto no actuó solo, sino que contó con el apoyo de otros colegas que inclusive habrían participado también de los hechos de violencia sexual ¡a lo largo de 11 años!
Indigna que en la propia Comisaría el Monstruo de Huánuco haya perpetrado estas violaciones y repugnantemente filmado sus fechorías, siendo paradójicamente estos videos los que desenmascararon a este depravado y ocasionaron su caída.

¿Y dónde estuvieron todos estos 11 años los padres de familia de los menores de edad agredidos sexualmente?, acaso no percibieron los cambios anímicos y de conducta de sus hijos que tendrían que verse seriamente afectados por ser violados por personas llamadas a protegerlas, previsiblemente amenazadas y en su caso chantajeadas a guardar silencio.

Aquí hay una cadena de responsabilidades, desde el propio violador Carlos Eduardo Tumes López, la Policía Nacional del Perú con cero control, cero Fiscalización del trabajo de su personal; los padres de familia o tutores que se desentendieron de sus hijos y habría que ver, si llegaron a saber de estos delitos y solaparon la situación, lo que sería doblemente condenable.

Este caso de Huánuco NO puede ni debe pasar por agua tibia. La Tutela y Protección de los niños y adolescentes ha sido denigrada, autoridades y padres de familia han fallado. Por tanto, Fiscales y Jueces deben aplicar con severidad las leyes más drásticas a todos los implicados sin excepción, que incluye además del Violador, al Cuerpo Policial de Huánuco, por Delitos de Violacion Sexual, Tocamientos Indebidos, Pornografia Infantil, Complicidad y en el caso de los padres o tutores, el abandono o riesgo social, con pérdida de la Patria Potestad.
Por lo pronto ya está tras las rejas con Prision Preventiva el “Monstruo de Huánuco” y esperamos no salga nunca, pero ¿y sus cómplices? Cuidado que el pueblo no aguanta más impunidad, no jueguen con fuego. ¡Avisados estamos!

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.