Matanzas observadas, Francia fija la mirada, por Inés Yábar

378

No soy vegetariana ni vegana. Hasta hace poco me decía flexitariana (dieta más que nada vegetariana con ocasional inclusión de carne, en mi caso si era invitada a algún lugar o sabía que la proveniencia de la carne no incluía sufrimiento). Muy aparte de mis hábitos alimenticios o los tuyos , es importante entender por qué nuestro consumo de carne no es sostenible a largo plazo.

Efectivamente, la producción de carne es muy contaminante si miramos varios planos. Veamos el caso de la carne de res. Primeramente, para producir un bistec se usa una gran cantidad de cereales: 7 kilos de fibra por 1 kilo de carne de res. En segundo lugar, la cantidad de agua invertida para que llegue una presa a la mesa es enorme: 15,415 litros por un kilo de carne de res, lo que es altamente superior a los 322 litros para un kilo de verduras. Finalmente, las emisiones de CO2 también son importantes: 27kg para un kilo de carne de res en contraste con 0.9kg para las lentejas. Si seguimos a este ritmo, las consecuencias se volverán cada vez más visibles. 55% de la erosión y sedimentación de suelos mundial es causada por la crianza de animales. En el 2011, cada persona consumía en promedio 42,2 kilos de carne al año, casi el doble de la cifra para 1961 (23,1 kilos), así que el daño va en aumento.

El consumo de carne, además de dañar el medio ambiente, crea cuestionamientos sobre los derechos y el bienestar de los animales que viven mayoritariamente encarcelados y sufren hasta su muerte, desangrados. Es por eso que 33 diputados franceses quisieron crear una ley para que se implementen cámaras dentro de los mataderos de los 960 establecimientos franceses de despiece a partir del primero de Enero 2018. En el Reino Unido, donde una persona come en promedio 80 kilos de carne al año, el control de video es casi totalmente generalizado. Ayer, jueves 12 de enero, los diputados franceses votaron a favor de una video vigilancia obligatoria en los mataderos, medida a la cual 85% de los franceses se dicen favorables. Hay una condición: experimentar la medida para ver si las condiciones de generalización son factibles.

En una sociedad donde somos constantemente vigilados por cámaras y sistemas de seguimiento, a veces me siento observada. Sin embargo, la medida que acaba de ser adoptada en Francia podría ayudar a mejorar las condiciones en las cuales los animales viven y mueren. Pero no todo ha sido aceptado, la misma asamblea no aprobó la ley para prohibir el sacrificio de vacas gestantes. En un mundo donde matamos 56 mil millones de animales de granja al año, consumiendo 283 millones de kilos de carne en ese mismo lapso de tiempo, debemos exigir que al menos se haga a consciencia del consumidor en términos de bienestar animal y ambiental.

En el Perú existe la ley sobre la protección de los animales domésticos y silvestres en cautiverio pero esto no garantiza que la pieza en tu plato haya vivido una vida feliz. No te pido que dejes de comer carne, pero seamos conscientes de lo que consumimos. Los políticos pueden hacer leyes, pero nos toca a nosotros tomarlas en cuenta. Por ejemplo, en el Perú, el langostino de mar está en veda desde el 16 de diciembre hasta el 15 de febrero. Es nuestra responsabilidad apoyar la pesca responsable. Es posible denunciar a aquellos que infrinjan la norma extrayendo, desembarcando, transportando, reteniendo, transformando, comercializando o utilizando el langostino. Basta con usar el WhatsApp de denuncias (955 121 683) o el App de denuncias SOS Pesca. Para ser un consumidor responsable y ayudar a otros a serlo, tú ¿qué estás haciendo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.