Mi voto es por el APRA

920

Analicemos los candidatos favoritos para la alcaldía de Chiclayo y demostraré por qué llegué a esa conclusión.

Ortiz Prieto, este candidato ha sido cuestionado un sinfín de veces por la polémica gestión como rector de la Universidad de Chiclayo, que se encuentra en estado deplorable en cuanto calidad educativa y económicamente también. Además, es un candidato que tiene una amplia colección de sentencias: Por desobediencia a la autoridad, violencia familiar, Indemnización, Acción de incumplimiento. Su plan de gobierno no aparece en el portal de la JNE. Y por si fuera poco, es un tránsfuga que ha pertenecido a varias organizaciones políticas. Me queda claro que solo un demente podría votar por un candidato así o por el partido que acepta un candidato así, el Fujimorismo.

Beto Torres, está de más decir porque no votar por él, pero vale la pena repetir porque la memoria es frágil. Este candidato va a la reelección después de haber destruido Chiclayo. En un anterior artículo (Chiclayo y la desfachatez política) hablé sobre lo que significó su (des)administración, que siempre estuvo plagada de indicios de corrupción, comportamientos que no correspondían a un burgomaestre, incapacidad. “Afronta más de de 15 procesos judiciales por difamación, desobediencia y resistencia a la autoridad, entre otros” Los chiclayanos tendremos que elegir entre lo mismo, manos que nunca fueron limpias, y el cambio. Creo que merecemos más, yo prefiero el cambio.

Enrique Alsalde, me parece un candidato interesante, sobre todo por preparación académica, no tiene ninguna colección de sentencias, ni procesos judiciales abiertos; sin embargo, su lugar en las encuestas es muy bajo, no ha logrado entablar una relación con el electorado, ni expresar de la mejor manera sus propuestas. El PPC es muy débil fuera de Lima. Carlos Burgos corre una suerte parecida, el Partido Humanista está completamente debilitado, Yehude no ha tenido mucha influencia en su campaña.

David Cornejo Chinguel, no votaría por él porque Alianza Para el Progreso (APP) es una amenaza para la calidad política. Es un partido cuya costumbre de campaña es comprar los votos, regalar cosas y no proponer absolutamente nada. Es una amenaza también para los partidos políticos tradicionales porque estos últimos no pueden competir con la cantidad de dinero (de quién sabe de dónde sale) que APP pone en sus campañas. No votaría por una fuerza que realmente es anti política, que no tiene principios ni ideología, que corrompe poderes a su paso y daña la vida democrática, coaccionando al electorado, por ejemplo (Como Acuña en Trujillo) Pero, más allá de la institución política, Chinguel también es un tránsfuga, perteneció al PPC, al Partido Humanista (Que son de sectores políticos antagónicos) y ahora con APP. Si una persona no es fiel a sus ideales políticos, a su doctrina partidaria, menos le será fiel al electorado porque no sería más que un oportunista a la espera del mejor postor. En el portal de la JNE aparece como si no tuviera ningún solo bien a su nombre, qué extraño, seguro es un indigente. Queda claro que no es el mejor candidato para nuestra ciudad.

Pero hubo una candidatura que me llamó la atención por ser distinta que las demás: La de Marco Gasco. Es un candidato nuevo, que tiene una preparación académica interesante, una formación partidaria sólida, no tiene ninguna colección de sentencias como otros, tiene una declaración jurada de bienes transparente en el portal de la JNE, las encuestas le dan un lugar interesante. Además, me gustaron algunas propuestas que él ha hecho, que son realistas y no elefantes blancos. Una escuela de formación y capacitación en seguridad ciudadana para mejorar a nuestro improvisado serenazgo. Una auditoría externa para la Municipalidad, lo que ayudaría a hacer más transparente la gestión. Impulsar el proyecto “Chiclayo Limpio”. Crear zonas económicas, etc. Además, el único candidato que propone hacer obras para la vida cultural: La creación de “La semana de la Amistad”, festival cultural, un consejo consultivo de la juventud, cuánta falta hace que los jóvenes nos comprometamos con nuestra ciudad. Es hora de que seamos todos partícipes de los cambios importantes.

Mi voto va por el APRA, Gasco es uno de los candidatos más interesantes que hemos tenido en los últimos tiempos, y que representa junto con Enrique Cornejo en Lima, Luis Santa María en Trujillo, entre otros, las nuevas caras de la renovación del partido aprista. En fin, esperemos los resultados el 5 de octubre.