Midiendo la temperatura, por Diethell Columbus

364

El premier Zavala y sus ministros tienen su primera prueba de fuego ante el Congreso de la República, pues deberán desarrollar y sustentar claramente el “cómo” de todo aquello que propuso el presidente Kuczynski en su discurso del 28 de julio último. Se calcula que esta diligencia se realizará en un lapso aproximado de 12 horas consecutivas, teniendo en consideración las 2 horas de exposición del gabinete Zavala sumado a la intervención de los 130 parlamentarios y el debate natural que se pueda generar.

Algunos ya manifiestan su preocupación en el hipotético que no tengamos humo blanco tras esta prolongada sesión parlamentaria y, para variar le endilgan la responsabilidad de ese posible escenario a Fuerza Popular. No obstante, es cierto que existe gran expectativa con el talante que tendrán los 73 parlamentarios de esta agrupación, pues valgan verdades, de ellos dependerá principalmente la investidura de este primer consejo de ministros y en ese sentido, no creo que cometan el craso error de votar en contra o en abstención conforme lo permite el Reglamento del Congreso, ya que esa actitud podría ser interpretada por la ciudadanía como un “sabotaje democrático” al nuevo gobierno y ello no abonará en lo absoluto a sus aspiración políticas personales o partidarias futuras.

En lo particular, estimo poco probable que exista un rechazo liminar del voto de confianza, en primer lugar porque no habría sustento para ello, toda vez que estamos hablando del primer gabinete en un gobierno que acaba de empezar y, por tanto, no existen mayores críticas u objeciones de gestión que se puedan formular; claro está que ello dependerá si es que los 112 congresistas de oposición son objetivos y no se dejan llevar por sus pasiones. En todo caso, se tendría que dar el beneficio de la duda a este gabinete como reclaman los tribunos oficialistas.

Pero al margen del voto de confianza, resultará vital que los ministros estén atentos a las intervenciones de las diversas bancadas, pues de ellas podrán deducir cual es la temperatura parlamentaria respecto de sus propuestas de gestión, que a su vez están ligadas a lo que será la solicitud de delegación de facultades legislativas que se supone pedirán en el futuro inmediato.

Como podemos advertir, hoy se pondrá a prueba la habilidad “tecnopolítica” del gabinete Zavala, pero no solo por el voto de investidura o de confianza que considero lo tendrían asegurado, sino porque además les permitirá foguearse con lo que será la sesión del pleno del Congreso en la que se debatirán los pedidos de delegación de facultades que la gestión Kuczynski requiere y que hasta el momento pareciera difícil de conseguir.

Depende de ellos si logran cazar dos pájaros con un solo tiro.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.